Noticias importantes para el cambio. Nuestro ratio emocional

Posted on

Un excelente trabajo publicado en la página: http://jaimeburque.com/blog/?p=4808

Continuamos esta semana con nuestro especial de tres partes sobre las emociones positivas a través de los estudios de la psicóloga e investigadora Barbara Fredrickson. Tras analizar el otro día porqué existen las emociones positivas (y sus poderosas consecuencias) hoy queremos ver como andamos de emociones, intentar medir nuestro ratio emocional (la proporción de emociones positivas por cada emoción negativa) y saber si estamos floreciendo o languideciendo emocionalmente. Todo regado del mejor cine a través de 20 películas (y una gran cita de Kurosawa) que nos explicarán como funciona eso del flourish emocional.

 La temperatura de nuestras emociones1045103_538289739553779_348009752_n

Barbara Fredrickson nos propone la metáfora de la temperatura del agua para explicar el ratio positivo emocional, el agua es una sustancia compuesta por H2O que según la temperatura que tenga puede convertirse en sólido o en líquido y con un punto de inflexión clave de cambio, los 0 grados. Según Barbara Fredrickson las emociones podrían explicarse de la misma forma, una misma sustancia con diversas formas y un punto de inflexión de cambio. Cuando nuestras emociones languidecen (es decir, cuando “nos dominan” nuestras emociones negativas) estamos a menos 0 grados y mientras florecen (cuando “mandan” las positivas) estamos a mas 0 grados. La diferencia que plantea estos 0 grados es significativa, cuando el agua está congelada está fría, dura, es pesada y rígida, con un aspecto invernal y en donde no existe vida y si existe se encuentra invernando, eso sería languidecer emocionalmente. Mientras que cuando comienza a aumentar su temperatura comienza a fluir, a moverse por todos lados, a generar ciclos de vida, en este caso sería florecer emocionalmente. El punto de inflexión emocional, los 0 grados de la emociones es segúnBarbara Fredrickson un ratio emocional de 3 a 1 (una proporción de 3 emociones positivas a una negativa), el momento en donde se produce el deshielo y según vaya aumentando la temperatura comienza la primavera, justo cuando comenzamos a florecer emocionalmente.

La psicóloga Barbara Fredrickson ha trabajado junto al matemático Losada en los ratios emocionales y han comprobado que este punto de inflexión existe en el ser humano en cualquiera de sus constructos, ya sea a nivel individual, en pareja o en grupo. A partir de este ratio de 3 a 1 podemos comenzar a vivir un estado de flourish con todas los beneficios consiguientes llegando incluso aalcanzar un 11 a 1 que es un nivel tope de flourish (vemos como aun en este caso las emociones negativas no desaparecen porque tiene un valor fundamental en el ser humano)

Tras estudiar a cientos de personas, Barbara Fredrickson y Losada descubrieron que el 80% de las personas están por debajo del 3 a 1, con una media de 2 a 1 (y con la gente deprimida encontrándose en el 1 a 1)1017190_533755613327138_14746613_n

 Como medir nuestras emociones

Una de las cosas más interesantes que han logrado estos dos investigadores es proponer una medida rápida, científica y fácil de nuestro ratio emocional, una medida para todos los públicos que nos da una idea de cómo anda nuestra temperatura emocional y nos motiva a trabajar en ella.

Os proponemos acudir a la excelente web de Barbara Fredrickson, en donde una vez inscritos podemos utilizar una batería de recursos para trabajar nuestras emociones. Lo primero que debemos hacer es contestar las preguntas del Positivity Self Test. Como la web y este test en concreto está en inglés, os dejamos a continuación las preguntas en español, como veis son muy fáciles de responder contestar a las siguientes preguntas. Podéis hacerlo de dos maneras, a partir de una visión más macro respondiendo una vez al día durante las próximas dos semanas o de manera más micro, desmenuzando un día normal en partes y puntuándolas. La web irá analizando tus puntuaciones y al cabo de unos días te dará tu ratio emocional, con un poco de paciencia y dedicándole 2 minutos al día a contestar el test podréis tener vuestro ratio.

Instrucciones: ¿Cómo te has sentido este último día? Revisa tus emociones desde ayer (es decir,desde ayer hasta ahora mismo). Utilizando la escala 0-4 abajo, indica el mayor grado que ha experimentado cada uno de los siguientes sentimientos.

0 = No, en absoluto

1 = Un poco
2 = Moderadamente

3 = Bastante

4 = Muchísimo

1. ¿Cuanto es lo más divertido, jovial, o juguetón que has estado?

2. ¿Cuánto es lo más enojado, irritado o molesto que te has sentido?
3. ¿Cuánto es lo más avergonzado, humillado o deshonrado que has estado?
4. ¿Cuál es la mayor fascinación, asombro o admiración que has sentido?
5. ¿Cuál es el mayor desprecio, despecho o desdén que has sentido?
6. ¿Cuál es el mayor disgusto, aversión o repugnancia que has sentido?
7. ¿Cuánto es lo más avergonzado, tímido, o ruborizado que has estado?
8. ¿Cuánto es lo más agradecido, complacido o satisfecho que te has sentido?
9. ¿Cuánto es lo más culpable, arrepentido, o censurable que te has sentido?
10. ¿Cuál es el mayor odio, desconfianza o sospecha que has sentido?
11. ¿Qué es lo más esperanzador, optimista o alentador que has sentido?
12. ¿Cuánto es lo más inspirado, animado o elevado que te has sentido?
13. ¿Cuánto es lo más atraído, despierto o curioso que te has sentido?
14. ¿Cuánto es lo más alegre, contento o feliz que te has sentido?
15. ¿Cuál es el mayor amor, intimidad o confianza que has sentido?
16. ¿Cuánto es lo más orgulloso, confiado o seguro de sí mismo que te has sentido?
17. ¿Qué es lo más triste, desanimado o triste que te has sentido?
18. ¿Cuánto es lo más asustado, temeroso o miedos que has estado?
19. ¿Cuánto es lo más sereno, contenido o relajado que has estado?
20. ¿Cuánto es lo más estresado, nervioso o abrumado que te has sentido?

Y ahora en serio, ¿de verdad que puedo cambiar mis emociones?

Aumentar el ratio positivo es posible pero no es algo mágico ni fácil de hacer, . Las buenas intenciones aquí no llegan, no vale con decirse a uno mismo frases como “Venga, no te agobies tanto y se positivo”, tampoco vale con leerse libros pseudomágicos estilo El Secreto ni forzarnos a estar bien. Cambiar nuestras emociones requiere tanta intención, esfuerzo y cambio de hábitos como perder peso o disminuir unos niveles de colesterol altos. Siguiendo con la metáfora anterior, si nuestras emociones fuesen el agua de un río, nuestros patrones habituales serian el cauce de ese río, es cierto que mucho de ese cauce es genético e imposible de cambiar pero si que podemos cambiar mucho más de lo que creemos. Es más, las últimas investigaciones demuestran que un cambio de actitud provoca un cambio en el “cableado de nuestro cerebro”, una especie de neuroplasticidad que demuestra que mover el cauce del río no es nada fácil pero tampoco una misión imposible.

Os dejamos con esta primera semana para medir vuestro termómetro emocional, en el próximo post veremos como aumentar nuestra temperatura emocional y llegar a un nivel de flourish que nos permita sentirnos más felices, eficaces y realizados en nuestra vida.

 20 películas1017103_535989216437111_2031205664_n

En el cine tenemos infinidades de ejemplos en donde sus personajes comienzan la historia con una temperatura emocional muy baja, personajes llenos de ira, desidia, frustración, angustia, desanimo…que languidecen emocionalmente en sus vidas. Es a lo largo de la historia cuando debido a nuevas situaciones, abruptas crisis, procesos de cambio, nuevos ambiente, relaciones, etc… comienzan a florecer y su temperatura comienza a subir como la espuma, han conseguido no solo subir a ratios emocionales más beneficiosos si no incluso cambiar el hasta entonces impensable cauce de sus vidas. Queremos proponeros 20 películas muy diferentes entre si pero con un factor en común, sus personajes principales florecen emocionalmente a lo largo de la película, las razones de su cambio los veremos el próximo día. Que lo disfrutéis.

1. El indomable Will Hunting (1997) de Gus Vant Sant

2. Thelma y Louise (1991) de Ridley Scott

3. The station agent (2003) de Thomas McCarthy

4. Vivir ,Ikiru (1952) de Akira Kurosawa

5. American Beauty (1999) de Sam Mendes

6. Que bello es vivir (1946) de Frank Capra

7. Sang Woo y su abuela (2002)de Lee Jung-Hyang

8. Atrapado en el tiempo (1992) de Harold Ramis

9. Capitanes intrépidos (1937) de Victor Fleming

10. Antwone Fisher (2002) de Denzel Washington

11. Wilbur se quiere suicidar (2002) de Lone Sherfig

12. Pan y Tulipanes (2000) de Silvio Soldini

13. Solas (1999) de Benito Zambrano

14. El hada ignorante (2000) de Ferzan Ozpetek

15. El octavo día (1996) de Jaco Van Dormael

16. Una historia verdadera (1999) de David Lynch

17. Hace mucho que te quiero (2008) de Philippe Claudel

18. Bajo el sol de la Toscana (2003) de Audrey Wells

19. El rey pescador (1991) de Terry Gilliam

20. Bailando con lobos (1990) de Kevin Costner

1010756_416297685152166_416155948_n

Anuncios

Muchas gracias.Thanks so much. Merci.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s