Noticias importantes para el cambio. Superar los deberías en 8 pasos

Posted on Actualizado enn

1195424185119439781Machovka bat.svg.med

 Un interesarte trabajo de la página: http://www.factoriadeinspiracion.com

Un hombre estaba buscando una buena iglesia a la cual asistir y encontró una pequeña en la que la congregación estaba leyendo con el pastor. Decían: “hemos dejado sin hacer aquellas cosas que deberíamos haber hecho y hemos hecho todas las cosas que no deberíamos haber hecho”

El hombre se dejó caer en su asiento y suspiró con alivio diciendo para sí: “Gracias a Dios, al fin he encontrado mi lugar”.

Seguro que todos nosotros podríamos pertenecer a esa iglesia, sin excepción. Es cierto que tener algún debería sobre nuestra conciencia es una de las cargas más pesadas que se pueden tener. Es como un vampiro de energía que nos hace la carga cada vez más y más pesada. 

¿De dónde vienen esos debería?

Un debería es siempre una tarea o asunto impuesto que realmente no queremos realizar. ¿Cómo estoy tan segura de que no lo queremos realizar? Porque si no sería un quiero y, lo que es más, seguramente ya estaría hecho.

Un debería es algo que se nos resiste. No es ni mucho menos automático ni siquiera placentero. Un debería es una promesa de felicidad: debería hacer dieta y así estaría más delgada/atractiva/saludable y por tanto más feliz; debería ir al gimnasio y así estaría más en forma y tendría más éxito con las mujeres y por tanto sería más feliz. Esto es así con todos y cada uno de los debería.

La idea es que realmente NO queremos hacer dieta, queremos estar más delgados, queremos ser más felices, NO queremos ir al gimnasio, sino que queremos tener un cuerpo en forma para el propósito que sea y CREEMOS que así seremos más felices. Este es el mecanismo del debería.

¿Por qué nos cuesta tanto realizar un debería?601714_506840719384135_1025369216_n

Porque realmente no queremos realizarlo. Queremos sus consecuencias, el producto que se deriva de su cumplimiento. Pero no solo eso, un debería no es algo que surge naturalmente. Lo que surge naturalmente es comerse el postre o quedarse en casa viendo la televisión, no buscar trabajo, no realizar la tarea o lo que sea que vulgarmente decimos que nos pide el cuerpo. Pero la cabeza sigue dale que dale, machacándonos con la molesta palabra: “deberías esto”, “deberías lo otro”.

¿Y por qué es así? Porque normalmente, un debería es algo que viene de fuera no es algo que salga naturalmente de nosotros, como pedir el postre o quedarnos cinco minutos más en la cama en la mañana. Un debería suele ser una imposición social más o menos sutil. Por ejemplo, la moda nos impone modelos estéticos que muchas veces atentan en contra de nuestra fisionomía natural. También en la escuela, sacar buenas calificaciones era importante, por lo que estudiar más es uno de los primeros deberías que se nos impusieron, cuando un niño, por su naturaleza lo que quiere es aprender experimentando la vida, no desde un pupitre escuchando a un adulto hablar de cosas que para él no tienen ni siquiera sentido.

Esto no significa que haya que desechar los deberías, sino simplemente es una invitación a reflexionar sobre si realmente esos deberías son justificados o no. Un debería autoimpuesto que viene de una creencia colectiva aceptada puede ser en muchas ocasiones muy dañino para nuestro cuerpo y para nuestro espíritu.

La invitación es a cuestionar nuestros deberías y ser más selectivos, cuidadosos y amorosos con nosotros mismos. Muchas veces estamos cansados pero forzamos a nuestro cuerpo a límites insospechados por un debería. Otras veces, nos subyugamos a los deseos de otros, normalmente importantes para nosotros, como nuestros padres o parejas para intentar satisfacer sus propios deberías que sutilmente nos han impuesto.

Incluso estos deberías pueden venir del pasado, de nuestra niñez y no nos damos cuenta que siguen pesando en nosotros de manera limitante. Un ejemplo de esto es alguien que fue médico o abogado u otra profesión por tradición familiar o deseo de su papá o mamá. Eso que en principio pudo parecer una buena idea, con el paso de los años, podría ser la causa de una insatisfacción latente pero muy condicionante de la felicidad actual de la persona. Esto es de lo más común.

La propuesta es comenzar a analizar nuestros propios deberías. Y para eso, te propongo una serie de preguntas que, analizadas honestamente, te ayudarán a distinguir los deberías saludables de los dañinos para que puedas poner tu energía en su cumplimiento. Quién sabe si este ejercicio realmente te llevará hasta el vestuario del gimnasio, o lo que es mejor, la talla que tu cuerpo necesita para funcionar mejor.

  1. ¿Realmente QUIERO hacer esto?
  2. ¿Qué quiero conseguir cuando consiga realizar este debería? ¿Y qué hay detrás de eso también?
  3. ¿A quién quiero agradar consiguiendo esto?
  4. Si no hubiese más personas en el mundo ¿seguiría queriendo conseguir hacer esto?
  5. ¿Realmente hacer esto me va a llevar a conseguir lo que realmente QUIERO?
  6. ¿Qué otras alternativas tengo para conseguir lo que QUIERO en lugar de sacrificarme en este debería?
  7. ¿Qué otra satisfacción personal me supone SACRIFICARME por conseguir esto o satisfacer a la persona que he detectado en la pregunta 3? ¿Me convierte en mejor persona el sacrificio? ¿Creo que realmente me tengo que sacrificar para merecer los resultados?
  8. ¿Podría sustituir fácilmente la palabra DEBERÍA por la palabra QUIERO?

Si escuchas a tu propio corazón nunca estarás dividido. Si escuchas a tu propio corazón comenzarás a andar en la dirección adecuada, sin siquiera pensar que es malo y que es bueno.

De este modo, la gran creación de la nueva humanidad consistirá en el secreto de escuchar al corazón consciente, atenta, cuidadosamente. Síguelo a toda costa, ve a donde sea que este te lleve. Sí, algunas veces te conducirá por terrenos peligrosos, pero entonces recuerda que tales situaciones son necesarias para madurar. Algunas veces te alejará del camino, pero recuerda de nuevo que tales situaciones de confusión son parte del crecimiento. Caerás muchas veces. Levántate de nuevo, porque así es como se hace acopio de fuerzas: cayéndose y volviéndose a levantar. Así es como se llega a conseguir armonía.

OSHO. El equilibrio cuerpo-mente

Siempre existe una alternativa. Si algo parecido está ocurriendo en tu vida, no eres el único o la única, y por supuesto no estás solo. Nosotros podemos ayudarte. Normalmente dejamos que situaciones como esta se nos vayan de las manos, hasta caer en desesperación o peor en depresión. Entonces acudimos aun psicólogo, pero esta no es la solución. Tu vida puede cambiar antes, con la ayuda profesional indicada y en unas pocas semanas. ¿Cómo te sentirías si tus problemas de pareja o de relación con los demás desaparecieran para siempre? Sería fantástico, ¿verdad?. Pues simplemente pídenos información. Te daremos una sesión gratuita, personalizada e individual, que te permitirá detectar tus patrones limitantes y tu autosabotaje. Después podrás decidir si seguir con el proceso o no. Estaremos encantados de ayudarte.

Cambia tu vida ahora. Contacta con nosotros por e-mail a   contacto@factoriadeinspiracion.com o solicita tu primera sesión gratuita aquí.

Y si te gustó este post, no te pierdas ninguno, suscríbete aquí a nuestra newsletter y recibirás únicamente una vez a la semana los mejores post de Factoría de Inspiración. No recibirás spam, ya que no compartiremos tu información con terceros. Además, por suscribirte ahora obtendrás un 10% de descuento en todos nuestros productos y servicios ¡para siempre!.

No esperes más y ¡comienza a vivir la vida que quieres!

998844_586187974738080_1690948923_n

Muchas gracias.Thanks so much. Merci.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s