Noticias importantes para el cambio. La comunicación y el chi Kung

Posted on

Aspectos de la comunicación y el chi kung.

Gracias las aportaciones de la escuela Wu Tang de Chi Kung de Madrid, me permito realizar las siguientes reflexiones sobre la comunicación y la esencia del ser humano.

Hay un maestro chino de esta disciplina llamado Feng Zhi Qiang que habla de tres sentidos:

  • la mirada,
  • la escucha
  • y la atención.

A todos ellos les da una dimensión más profunda que la lectura que le damos en occidente.

Sus reflexiones son interesantes y podemos obtener una gran cantidad de aprendizaje.

La mirada no solo tiene un relación con el sentido de la vista. Según este maestro se asocia a la energía yang. Esto significa que el mirar es la manera en la que nuestra esencia se comunica con lo externo. Esto nos da la capacidad de poder realizar los movimientos de nuestra vida con precisión. Un exceso de energía en este sentido implica demasiada tensión y conlleva demasiado calor, sudoración, sequedad en la boca, pulsaciones… Si está ausente o baja nos conduce a estados de ensoñación y, la energía que los chinos denominan Qi, deja de circular.

Estar mirando hacia afuera nos da no estar presentes en nosotros mismos y volcarnos en lo que hay más alla. Vemos demasiado lo externo sin tener la capacidad para asimilar que nos aporta. La mirada demasiado hacia dentro nos da la ensoñación, desconexión de los que está ocurriendo en el mundo. Vemos demasiado al otro o si ni siquiera le tenemos en cuenta. En un proceso de comunicación en el que el ser humano y su entorno son  los protagonistas una mirada, una forma de ver desequilibrada da una comunicación descompensada.

El segundo de los sentidos es la escucha. Se relaciona con la energía yan. Su ausencia o disminución impide sentir, percibir, empatizar. Sin la escucha el qi se estanca y el cuerpo se agota por un exceso de combustión o fuego o, lo que es lo mismo, por un exceso de intervencionismo. El maestro realiza una curiosa observación. Si tenemos dos oídos y una boca, quizá debiésemos destinar el doble de tiempo a escuchar que a hablar. Un exceso de escucha, sin embargo, nos llevaría a una especie de práctica vital sin espíritu, como muerta.

La escucha al ser humano y a su entorno a través de todos los canales posibles: visuales, auditivos, propioceptivos, relacionales, mundiales… es la esencia de la comunicación. Sin escucha nosotros mismos nos quemamos en nuestro diálogo interno. Su exceso nos lleva a que prestemos demasiada atención a datos que nos aportan nada y nos estancan.

La tercera es la intención, que es la capacidad de dirigir la energía con la idea, es decir, enfocar. Si la mirada y la escucha está en armonía y el qi se mueve con libertad, la intención lo puede dirigir. Para ello debe estar libre de pensamientos, de egos, de expectativas, de deseos, de juicios.

La intención equilibrada es movernos hacia “lo otro” y a hacia nosotros mismos en equidad, de manera honesta y clara.

Juan Peláez

164649_739863252714849_5371294511800592857_n

Anuncios

Muchas gracias.Thanks so much. Merci.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s