Libros

Noticias importantes para el cambio. Poesía y novela contra la depresión

Posted on Actualizado enn

Médicos ingleses prescriben lectura de poesía y novela como cura para la depresión y la ansiedad

Publicado en Culturamas

 

Como parte del tratamiento contra la depresión y la ansiedad, asociaciones médicas y de bibliotecarios en Inglaterra se unen para prescribir la literatura como cura para estas enfermedades mentales.

Se ha hablado en varias ocasiones sobre el poder empático de la literatura, ese rasgo netamente humano que hace a la letra escrita vehículo de conexión y de lazo, de experimentación en carne propia de emociones, situaciones y pensamientos aparentemente ficticios pero que nuestro cerebro es capaz de volverlos casi reales. Desde Aristóteles hasta Roland Barthes y teóricos más cercanos, en nuestra época, a la neurociencia en su cruce con la estética, se ha documentado profusamente esa posibilidad transformadora de la literatura.IR A TERAPIA

Siguiendo un poco esta tendencia, médicos en Inglaterra se preparan para prescribir la lectura de poesía y narrativa a enfermos mentales como parte de su tratamiento terapéutico.

Apoyados por el gobierno del país y en colaboración con asociaciones locales de bibliotecarios, los doctores comenzarán a enviar a sus pacientes que sufren ansiedad y depresión a su biblioteca más cercana en busca de determinados títulos, en particular de poesía y novela, aunque también del llamado género de “autoayuda”.

La lista de libros fue elaborada por la asociación Reading Agency, en incluye títulos explícitos como El manual para sentirse bien (The Feeling Good Handbook) pero también una interesante selección de “Libros para boostear tu ánimo”, en la cual se incluyen obras de conocidos humoristas anglófonos como Bill Bryson o el clásico Breve historia del mundo del historiador del arte Ernst H. Gombrich.

La iniciativa permite que los médicos ordenen en su receta una membresía a la biblioteca que el paciente tenga a la mano, así como acceso inmediato a los títulos recomendados.la foto 1 (3)

“Si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera necesario, escribir nosotros mismos los libros que nos hagan felices. Pero lo que debemos temer son esos libros que se precipitan sobre nosotros como la mala suerte y que nos perturban profundamente, como la muerte de alguien a quien amamos más que a nosotros mismos, como el suicidio. Un libro debe ser como un pico de hielo que rompa el mar congelado que tenemos dentro”. 

Kafka, en Carta a a Oskar Pollak (1904)

11141256_10155091363019815_1380852719750658806_n

Anuncios

Noticias importantes para el cambio. Literatura y amor

Posted on Actualizado enn

Un texto precioso de Raquel Aldana en la página Mente Maravillosa

Ando tan textual que podría comerte a versos

Podría comerte a versos, tomar tu cuerpo abrazando las tapas de tu piel, beber a sorbo tus puntos y comas, saborear tus palabras, disfrutar de la humedad de tus suspiros, serenar tu discurso, volverte loco con el derroche de mis letras…

De hecho puedo sentirte intenso en cada tilde, recorrer tus curvas, sosegarte con comas, acentuar cada poro de tu piel, acariciar tu esencia, fantasear con los caminos de tu historia, manejar tus capítulos, pasar tus hojas, cerrar la encuadernación de tu cintura.

Y es que ando tan textual que podría comerte a versos, devorarte en prosa, cocinarte en rimas y decorarte con los garabatos de mi mente. Entonces, y solo entonces, así te haría mío mientras que yo sería tuya durante los instantes que durara nuestra lectura.

“Te daría un café con Borges y un cigarro de Cortázar. Te daría a Lorca en jarrón de rosas. Una almohada de Sabines y cobijas de Benedetti. Una ventana de García Márquez y la luna de Neruda.

Te daría la lluvia de Becquer y el viento de Darío. Te daría la pasión de Frida, caricias de Mistral y suspiros de Storni. También te daría una papel de Llosa y luz de Fuentes. Te daría una pluma con tu propia tinta y besos de mi propia boca.

Te daría risa al compás de nuestra música y nuestro amor. Te daría nuestro amor envuelto en el tiempo. Sacaría la arena del reloj y la contaría grano a grano. Haría de nuestro idilio algo eterno. Y todo, todo esto lo haría por ti”.

Amar los libros en pareja

Siempre nos tendremos aunque no nos poseamos

Que venga lo que tenga que venir, que la incertidumbre nos pille con los dedos entrelazados, describiendo la textura de nuestro amor, disfrutando del cantar de las hojas de otoño y sintiendo el hambre de las mariposas de nuestro estómago.

Que seamos fugaces, que nos desnudemos de prejuicios, que desabotonemos nuestros miedos, que nos veamos los recuerdos, que nos hablemos en palabras, en puntos y comas, en silencios incómodos.

Ojalá que nuestro romance fulmine miradas y que, aunque con el tiempo se acabe, yo pueda recomendarte. Ojalá sigas rozando muchas pieles y a todas ellas les hagas sentir que eres el mejor libro y la mejor historia que caerá en sus manos.

Te deseo repleto de éxitos. Te deseo con miradas conjugadas en pasado, en presente y en futuro. Deseo que tus verbos arranquen mi ropa, eroticen mis pensamientos y sumerjan mis debilidades, mis miedos y mis pudores.

-¿Entonces qué haremos?

-El amor.

-¿Seguro?

-Sí.

-Excelente, me voy desnudando.

-¿Y para qué te estás quitando la ropa?

-Pues para hacerlo.

-¿Quién te dijo que tienes que hacer eso para hacer el amor?

-Pues que yo sepa, así se hace.

-No, eso no es amor. Eso es posesión.

-No entiendo, ¿y cómo se hace?

-Solo déjate puesta la ropa y hablemos hasta cansarnos, hasta intentar descifrarnos, hasta saber todas tus memorias, hasta saber nuestros hondos secretos, hasta deleiterme con verte, hasta que estos ojos se cansen y me obliguen a dormir.

-¿Y vas a forzarlos a estar abiertos?

-Sí, solo para verte a ti.

-Autor desconocido-

Hojas de libro formando un corazón

Hazlo como sea, pero que haz que conozca el amor

Haz que conozca el amor, que me encienda con tu recuerdo, que me suban los colores, que se me sonrojen las mejillas. Haz que te sonría en la oscuridad y en soledad. Que te recuerde con ternura, que te desee entre mis brazos, en mis noches de desvelo, a un lado de mi mesilla de noche.

Haz que el mundo se entusiasme, haz que contigo conozcan el verdadero éxtasis. Enséñales las sensaciones que eres capaz de recrear con el simple tacto de tus hojas y de tu vello en la piel, con tus frases en la boca, con tus historias en la mente.retratos-desnudos-femeninos-blanco-negro-bodyscapes-anton-belovodchenko-18

Haz que conozca el amor, que solo quiera leerte, que confíe en lo imposible, que me deslice por las lianas de la selva de tus historias. Haz que te admire, porque no conozco mejor pasión que la de comprenderme entre tus líneas y entregarme a tus mensajes.

Te leo todas las noches y me sumerjo en tus letras. Devoro tus comas y me sosiego en tus puntos aparte; me quedo quieta en tus puntos suspensivos y me ahogo en tus exclamaciones.

Afanada recorro tus páginas hasta llegar al punto seguido. Me deslizo lentamente por tus sintagmas. Y bebo sorbo a sorbo tus vocales. Ahora me aquiero en tu suspenso y arremeto sin pudor hasta el esperado punto final.

Autor desconocidotumblr_naomj385I11rvyy91o1_500

 Ven a dormir conmigo, no haremos el amor, él nos hará…

Y ahí me rindió Cortázar, me sumergió y me fraguó en la profundidad del calor de sus letras. Me abrazó para la eternidad y me apasionó con sus palabras. Ahí le rindió homenaje a nuestro amor de noche, a nuestra lectura de ensueño, a nuestro recreo vital.

Que nos conozcamos y desconozcamos al mismo tiempo, que vivamos nerviosos la incertidumbre de no saber cómo tratarnos, que nos apresuremos a acariciarnos como los amantes tempranos en su desvelo.

Que la torpeza nos guíe cada noche, que pasemos página, que no queramos llegar al final, que ansiemos terminar y gozar, que podamos sonreír, que nos tengamos que separar, que nos apene el punto y final.

Que nos disfrutemos, porque no hay nada más bello que lo que tú me aportas, porque quiero que mi biblioteca se llene de libros como tú y que, al mismo tiempo, seas único y el único. Y así poder experimentarte una y otra vez como en nuestra primera ocasión, libro de mi vida…

 0b6199cd0349d451953f1f65b36187aa

Página para Michael Ende

Posted on Actualizado enn

“Ves Momo –le decía, por ejemplo- las cosas son así: a veces tienes ante ti una calle larguísima, te parece tan terriblemente larga, que nunca crees que podrás acabarla.

Y entonces te empiezas a dar prisa. Cada vez que levantas la vista, te das cuenta que a calle no se hace más corta. Y te esfuerzas todavía. Empiezas a tener miedo, al final estás sin aliento y la calle sigue estando por delante.

Nunca se ha de pensar en toda la calle a la vez ¿entiendes? Solo hay que pensar en el paso siguiente.”

De Beppo a Momo

“Eso ocurre a veces… a mediodía… cuando duerme el calor… El mundo se vuelve transparente… como un río. ¿Entiendes?… se puede ver el fondo.

Asintió y calló un rato, para decir en voz baja: allí hay otros tiempos allí, en el fondo.”

De Beppo a Momo

 

“… ¿Quién os dice a vosotros que las historias que ponen en los libros los sabios no son también inventadas, solo que nadie lo recuerda ya?”10322704_10153168641891055_5538901531772101042_n

Gigi.

“Existe una cosa misteriosa pero muy cotidiana, todo le mundo participa de ella, todo el mundo la conoce pero  muy pocos reparan en pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarlo como viene, sin hacer preguntas. Esa cosa es el tiempo.

Hay calendarios y relojes, a veces una hora puede parecernos una eternidad y otras en cambio pasa en un instante, depende de lo que hagamos esa hora.

Porque todo el tiempo es vida y la vida reside en el corazón.”

Un niño a Momo

“Y ya tengo once discos de cuentos –dijo un chico pequeño- que puedo escuchar cuantas veces quiera. Antes me contaba cuentos mi papá, por la noche cuando volvía de trabajar. Eso sí que era bonito. Pero ahora no está nunca. O está cansado o no tiene ganas”.unnamed (1)

Un niño a Momo

“En realidad me alegro –dijo Blanco, aunque o parecía nada alegre- de que mi padre no tenga tiempo para mi.-. Porque si no empiezan a pelearse y me pegan.” De Blanco a Momo.”

“…pero no sabía cómo ayudarle cuando el mismo no lo quería”.”

Perfil biográficoende

Con tu mundo nos arrastra a otras existencias, donde el cuento como “fiat” creador nos pasea por personajes de historias que se entrelazan con nuestro tiemo y realidad. Desd el otro lado nos atraes al país dela fantasía. Nos remontas alos tiempos en que creábamos y creíamos en nuesgtras invenciones. Mucho antes en que los desencantos de amores perdidos, políticos corruptos… nos endureciean y de que la madurez nos volviese infértilesy de visión encajonada en los  límtes de lo impuesto.

Tus historias nos alegran, nos recrean dan testimonio del amor.

Que una pandemia de amor se expanda entre todos los que te lean. Así sea.

26eb19ec-d1e5-465d-bbbf-4df0629664c1

Homenaje a Matsuo Basho

Posted on Actualizado enn

¿Qué sordoportrait-of-matsuo-basho

es el barquero

los melocotones están en flor.

Shikoo 1665-1731

 

¡Qué admirable

el que no piensa “la vida es fugaz”

 al ver el relámpago!

Versión de R.H. Blyth

¡Ah! el viejo estanque

una rana se zambulle

rumor de agua.

Versión de R. Thomas

Días de primavera

los gorriones se bañan

en la arena del jardín

Onitsura 1661-1738

Mirar, admirar

hojas verdes, hojas nacientes

entre la luz solar.

Versión de O. Paz y E. Hayashiya

Algo de biografía

“…me parecería traicionar a Basho si no añado algo más: su sencillez es engañosa, leerlo es una operación que sonsiste en ver a través de sus palabras”.

O. Paz

Las Sendas de Oku

1664. Nace Basho. Japón bajo elpoder de los Tokugawa. Una sociedad dominada por los samurais y retraida sobre su cultura.

El poeta decide abandonar la clase guerrera y viajar. Deambula, y observa. Aún más, siente y lo fija en sus limpios haikus. Sus versos solo apuntan a la sensación, sin mancillarla. Insinuan un posible camino hacia la comprensión de lo que el poeta quería expresar. Poemas que solo se entienden desde la intuición.  Nacidos bajo el paraguas del Zen. Montados en la paradoja del mostrar sin palabras. La experiencia personal es el único camino hacia la sabiduría.

 Cada poema leído con relajación, ingenuidad, respeto… llevan hacia las imágenes de apariencia sencilla. En el fondo van dirigidas a despertar el alma.

Basho inspirador de artistas: Juan José Tablada, Efren Rebolledo, Juan Ramón Jimenez, Antonio Machado… todos se bañaron en la luz del haiku.

images (1)

La relación de Jesús y María Magdalena y el poder de la Alquimia de la Magia Sexual

Posted on

Reproduzco este texto que me ha parecido muy bello, inquietaante y que lleva a la reflexión. Estta publicado en la página: La interconexión arco iris.

“The Magdalen Manuscript” de Tom Kenyon y Judi Sion. 

 

EL MANUSCRITO DE MAGDALENA

Uno

Fui educada en el conocimiento de la magia.
Mi padre era de Mesopotamia y mi madre de Egipto.
Antes de que yo naciera ella había rogado
a Isis que la bendijera con una hija. Yo soy esa hija.EL MANUSCRITO DE MARIA MAGDALENA
Y fui conocida como María Magdalena.
Cuando tenía 12 años fui enviada a estudiar
con una hermandad secreta de Iniciados bajo las
alas de Isis. Fui instruida en los secretos de
Egipto, las Alquimias de Horus y la Magia Sexual
del culto de Isis. Cuando me encontré con el que llamáis
Yeshua, había acabado todas mis iniciaciones.
Estaba preparada para el encuentro con él en el pozo.
Los Evangelios se refieren a mi como una prostituta,
porque todos los Iniciados de mi orden llevaban
un brazalete de oro que era una serpiente; y era sabido
que practicábamos la magia sexual;
y a los ojos de los Hebreos éramos putas.
Cuando vi a Yeshua y nuestros ojos se encontraron,
supe que habíamos sido destinados el uno para el otro.
Lo que voy a contaros no ha sido
conocido, salvo por aquellos que estuvieron conmigo.
Existen muchas leyendas sobre lo que sucedió.
Pero para mi es una historia del más profundo amor.

Lo que Yeshua tenía como visión del mundo no me compete.
Mi historia es una historia de amor.
Mucha gente seguía a Yeshua. Y las oportunidades
que tuvimos para estar juntos en solitario fueron muy pocas.
No está escrito en los Evangelios porque
nadie lo supo, sólo los más cercanos a nosotros.
Antes de que Yeshua fuera al jardín de Getsemaní,
concebimos una hija, y su nombre fue Sar´h
Dos

Dibujo de Juan Peláez
Dibujo de Juan Peláez


La historia que voy a contar parece fantástica.
Recuerdo los arrecifes de Maries de la Mer,
aunque entonces, por supuesto, no se llamaba así.
Fue el lugar donde nuestro barco atracó. Sar´h
era muy pequeña. No tenía un todavía un año.
Yo estaba rota de pena y desconcierto.
Estaba allí cuando Yeshua fue crucificado.
Le vi en la tumba y le amortajé con
su madre a mi lado. Recordaré siempre
el olor de la mirra. Fue uno de los ungüentos que utilizamos.
Yeshua se me apareció en su luminosa
claridad. No podía dar crédito a mis ojos y entonces
toqué sus heridas. Sus discípulos se sintieron celosos
porque había venido a mi primero.
Me resultaba muy extraño tener a mi amado transportado
a otra esfera, a otro mundo, mientras
yo y nuestra hija cruzábamos solas el Mediterráneo.
No estábamos seguras y tuvimos que abandonar
Egipto porque allí es donde habíamos ido.
Cuando cruzamos hacia las costas de lo que iba a ser
Francia era todo tierra desconocida.

Nos recibieron sacerdotisas del culto de Isis
y nos dirigimos hacia el norte bajo la protección de
los druidas, Isis los había hablado y habían escuchado
la llamada para proteger a su hija, Sar´h.
De este modo fuimos hacia el norte a través de otra gran masa
de agua hacia lo que iba a convertirse en Inglaterra.
Y allí se nos llevó en secreto al corazón más sagrado
de los Druidas, a Tor y Glastombury. Aunque estábamos
más seguras que en Israel o Egipto, la influencia romana
se extendía también a Inglaterra, y permanecimos escondidas.
Vivimos en esta zona durante muchos años,
y Sar´h se casó con un hombre cuyos descendientes
se convertirían en los Caballeros Templarios,
y yo me fui al norte hacia Gales
y viví junto al mar durante el resto de mis días.
Os contaré, que en aquellos años cuando vivía
sola junto al mar, Yeshua me visitaba a menudo.
Por supuesto, no era como antes, porque su cuerpo era
más energía que carne, más luz; pero en cualquier caso
era extraordinario estar con él de nuevo.
Cuando morí él estaba allí y me llevó hacia lo que
algunos llaman cielo, pero es sólo un lugar en el alma.
Tres

10511266_443662165775555_5457015091403887113_n
Comienzo mi historia en el pozo porque en muchos sentidos
allí es cuando comienza verdaderamente mi vida.. Todos los años
previos fueron de preparación para este encuentro.
Aquella mañana notaba que algo se removía.
una especie de excitación –un temblor en brazos
y piernas- antes incluso de que me encontrara con él.
Yo estaba ya en el pozo cuando él llegó. Había echado
ya mi cubo al pozo y él me ayudo a subirlo.
Algunos de los apóstoles vieron mi brazalete
de la serpiente de oro y suponiendo que era una puta
quedaron aterrados de que el Maestro pudiera ayudar
a una persona así.
Pero eso no me importó. Estaba en otro mundo,
transportada por los ojos de Yeshua.
Cuando nuestros ojos se encontraron fue como
si estuviera mirando hacia toda la eternidad
y supe que era aquel para quien yo había sido preparada
–y él también.
Seguí al lado de aquellos quienes le seguían,
y en los anocheceres salíamos juntos;
no cada anochecer porque él era constantemente buscado.
Yo, que estaba instruida en las Alquimias de Horus
y en Magia Sexual de Isis, era considerada muy avanzada
por mis maestros, pero por primera vez en los brazos de Yeshua,
era una mujer temblorosa, y tuve que luchar hasta encontrar
el sendero central a través de mi deseo hasta el trono
más alto, porque para ello era mi instrucción.
Yeshua y yo, utilizando las técnicas en las que había
sido instruida junto con los métodos que él había
aprendido en Egipto, pudimos cargar su Ka,
su cuerpo de energía, con mayor luz y fuerza,
de modo que él pudiera trabajar fácilmente
con los que venían a él. Y así fue.
Y todavía me parece irónico que los Evangelios
cuenten que yo estaba en el pozo cuando Yeshua
llegó, sin embargo todas aquellas noches cuando Yeshua
y yo estuvimos solos, él vino a mi pozo,
para tomar de mi los poderes de Isis, para desarrollarse y
fortalecerse él mismo.
Cuatro

Foto Juan Peláez
Foto Juan Peláez

Estoy ahora mirando todo esto como si
fuera un sueño y sin embargo, aún, tan vitalmente claro.
Mi corazón palpita cuando vuelvo sobre la historia
como si fuera ayer. Aquella primera noche con Yeshua
aparece en mi mente tan clara como los cielos sobre Jerusalén.
Después de que pude pasar a través de
mis deseos propios como mujer y de ascender
el camino hacia la alquimia espiritual en la que había sido
instruida, podía ver la forma del espíritu de Yeshua
ya luminosa, ya brillante de luz.
Una paloma estaba sobre su cabeza, rayos plateados
de luz desbordaban de ella. Los sellos de
Salomón, de Hator, de Isis, de Anubis y Osiris
estaban en su forma espiritual. Eran señales de que
había pasado a través de esas iniciaciones.
Había otros símbolos que no comprendí
porque venían de culturas que no conocía
o en las que no había sido instruida, pero de los sellos egipcios
que yo conocía, él estaba en el camino
del Alto Dios Horus.
Pero él no había pasado aún a través de su
Iniciación de muerte y supe en mi corazón
tembloroso que eso era por lo que yo había sido llevada
a él en este momento –para fortificar su alma con los
poderes de Isis y la Madre Cósmica de modo que
pudiera pasar por el portal oscuro y
alcanzar el Horus.
Aquella noche, después que hicimos el amor y
utilizamos y armonizamos juntos nuestros cuerpos espirituales,
habiendo comenzado entre nosotros la acción de la alquimia ,
Yeshua se echó a un lado para dormir. Cuando yo le tenía
en mis brazos, sentí un cambio dentro de mi, un deseo
de protegerle, un deseo de estar siempre con él,
y la intuición, como el filo de un frío cuchillo,
de que seríamos separados por fuerzas más grandes
que mi deseo.
Cinco

la foto (2)
Foto Juan Peláez

La Iglesia os habría hecho creer que yo era
una puta, pero ahora os digo que la Iglesia es
la puta, porque os habría hecho creer que
la mujer está manchada y que las pasiones sexuales
entre un hombre y una mujer son malvadas. Sin embargo
es aquí, en el magnetismo de la pasión, donde se crea
el útero de la ascensión.
Este secreto de los secretos era conocido por todos
los iniciados de Isis y sin embargo yo nunca hubiera imaginado
que sería aquella que lo llevaría a su más completa expresión
en unión con alguien como Yeshua.
Pero para aquellos que desean conocer el viaje
físico….después de la crucifixión de Yeshua, yo y María, su madre,
José de Arimatea, su hijo de doce años llamado Aarón y otras dos
mujeres jóvenes nos pusimos en camino del norte de Egipto.
Irónicamente nuestro camino nos llevó al este antes
que pudiéramos volver hacia el oeste y tuvimos que parar
para buscar provisiones a lo largo de la ruta ya que nuestro barco era
muy pequeño. Nuestro camino nos llevó a Malta y a
la diminuta isla de Oudish, de aquí a Cerdeña
y al extremo de lo que ahora es la Cinque Terra,
finalmente atracamos en Saintes Maries de la Mer e hicimos
nuestra caminata al norte a través de Rennes-le-Chateau
hacia el norte de Francia y cruzamos el canal hacia la actual Inglaterra.

Nos asentamos en Glastonbury durante algunos años, hasta que Sar´h cumplió doce.
Tras su duodécimo cumpleaños nos pusimos en marcha hacia
el sitio entre los arrecifes donde habíamos tocado tierra.
Allí, tan cerca de Egipto, como nos era posible ir de un modo seguro,

inicié a mi hija en el culto de Isis y la bañé en las aguas del Mediterráneo según las

enseñanzas que había recibido.
Después volvimos a Glastonbury, hasta
que Sar´h, mi hija y la de Yeshua se casó a la edad
de 16 años. Se unió a una familia bien conocida
cuyos herederos llegaron a ser los Templarios aunque
en aquel tiempo los Caballeros Templarios no existían.
La línea hereditaria de esta familia, a través de Sar´h,
fue llevada hacia los mismos Templarios. Cuando
Sar´h estuvo casada y segura en su nueva vida,
me marché al norte de Gales y viví en una pequeña
cabaña de piedra junto al mar durante el resto de mis días.
Detrás de mi cabaña pasaba un arroyo que bajaba de la colina
y me sentaba allí muchos días. Había veces que este arroyo
se dividía en dos, y los dos arroyos seguían uno al otro
y luego uno giraba a la izquierda y otro a la derecha.
Me sentaba allí entre ellos pensando sobre la corriente de mi vida
y de la de Yeshua – como, durante un tiempo, fluyeron juntas
y luego se separaron.
Seis

936752_476852345764706_108457100_n
Recordaré siempre la primera vez que Yeshua
vino a mi después de su resurrección.
Había luna nueva y el cielo estaba claro.
Una niebla luminosa colgaba del brezo y todo estaba plateado
por la luz de la luna y de las estrellas. Vi aproximarse a mi
una figura sobre el sendero tortuoso que llevaba a mi cabaña.
Irónicamente, había salido para sacar agua del pozo y allí estaba él.
Era el mismo, aunque con un resplandor-inconfundible.
Mis ojos se llenaron de lágrimas; mi corazón palpitaba.
Corrí hacia él y paré en seguida, recordé
sus palabras justo después de su resurrección.
“No me toques aún”, había dicho entonces
“porque no he ascendido al Padre”
¡Oh, como yo, una iniciada de Isis, había anhelado
todos estos años mantener el recuerdo claro!
¿Qué significaban estas palabras?
Los cristianos han heredado sólo una parte de la verdad.
La mayor parte de ella está oculta en los misterios de la Gran Madre;
y dado que la Iglesia buscó privar de derechos a las mujeres y a todo
lo que es femenino, arrojó lejos esta verdad.
Y la verdad tiene que ver con el mismo cuerpo Ka
–lo que nosotros aprendimos como iniciados a llamar
el Doble Etérico o Gemelo Espiritual- porque
el cuerpo Ka cuando está cargado con energía suficiente
y vitalidad aparece como el cuerpo físico. Sin embargo
no está hecho de carne sino de energía en sí misma –energía y luz.
Y así cuando Yeshua vino a mi tras su resurrección
estaba en su Ka pero no estabilizado todavía
porque no había ido al Padre, es decir hacia
el Gran Espíritu de su propia alma. Así,
antes de que pudiera hacerlo,
tenía que pasar a través del portal de la muerte y viajar
a través del inframundo de su propio ser.
Hizo esto por dos razones tal como yo conocí.
La primera, como un maestro del alma, fue porque
hacer tal cosa trae un gran poder al Ka. Y la
segunda para abrir un paso a través de la misma muerte
de modo que otros pudieran seguirle y pasar
más fácilmente a través del mundo oscuro
siguiendo la estela de su luz.
Y así la primera noche que nos
reencontramos –lo siento ahora todavía vívidamente claro y
fuerte- mi corazón se llenó de alegría estando con
él de nuevo. Vino a mi esa noche justo antes de la medianoche
y se marchó justo antes de amanecer.
Durante aquellas horas estuvimos echados juntos, nuestros cuerpos Ka
se interconectaron de nuevo, sin necesidad de hablar.
Nuestra comunicación fue telepática. Y sin
el acto físico del sexo, el Poder de la Serpiente
dentro de él se unió al poder de la serpiente dentro de mi
y ascendimos hacia arriba a través de los caminos sagrados
de nuestras espinas dorsales hasta el trono de las coronas
de nuestras cabezas llevándome hasta un absoluto éxtasis y dicha.
Y así fue como sucedió durante muchos años.
Venía a mi de este modo varias veces cada año.
A veces hablábamos. La mayoría del tiempo
permanecíamos en unión.
Le pregunté donde estaba cuando no estábamos juntos.
Dijo que había ido a muchos lugares sagrados
de la tierra – que se había reunido con mucha gente
diferente. Dijo que estaba dejando un camino de luz.
Durante una de sus visitas le pregunté
que me explicara ese concepto tan extraño.
Dibujó un círculo en el piso de tierra de mi cabaña
y entonces reconocí como dos triángulos en intersección,
para hacer el trono de Salomón convertirse en la estrella de David.
Dijo que había muchas tierras que nosotros, en esta parte
del mundo, no conocíamos. Muchas de ellas tenían puntos que

correspondían a los del Sello de Salomón. Al ir a estas
zonas se aseguraba que su tarea tendría unas raíces más

profundas en el suelo de este mundo.
Siete10606262_272782576258864_1200680216668248300_n
De todas las veces que él me visitó, la que
recuerdo más intensamente es la vez que vino
cuando Sar´h había venido a visitarme.
Acababa de quedarse embarazada y deseaba
verme para que la bendijera y yo estaba
emocionada de verla a ella y a sus compañeros de viaje.
Había enviado aviso de su llegada
a través de los Druidas, pero me llegó
solo un día antes de que llegara ella. Estuvo
conmigo tres días y Yeshua apareció la segunda noche.
No sé si os podéis dar cuenta de lo extraño
que era. Porque Sar´h no había visto nunca a su Padre
ni Yeshua a su hija ¡Y ahora se reunían por primera vez!
Y el cuerpo de su padre había vuelto a los elementos
en un relámpago de luz en su resurrección
por lo que ahora estaba en su cuerpo Ka que emitía un tipo de
luz inconfundible.
Ambos se emocionaron, Sar´h hasta las lágrimas
y Yeshua hasta un gran pathos. Estuvieron juntos
una hora, sólo ellos, caminando fuera.
No se lo que hablaron pero
desde que comenzaron hasta que
acabaron el cielo se llenó de estrellas fugaces.
Antes de que Yeshua se marchara aquella noche, justo
antes del amanecer, como solía hacer, puso sus
manos sobre el estómago de Sar´h y bendijo
al niño. Sar´h se marchó al día siguiente plena de
un inconfundible sentimiento de paz.
De este modo os he contado lo que deseaba deciros
sobre mi vida como madre y ahora volveré
de nuevo hacia mi historia como una Iniciada,
a las Alquimias de Horus, a los secretos de Isis.
Ocho10559861_10152792975216055_4226476481521461288_n
Me refiero ahora a mi hermana amada, mi hermana en
el Espíritu, la madre de Yeshua, también conocida como María.
María fue una alta Iniciada en el culto de Isis,
y había sido instruida en Egipto. Esa es la razón
por la que José y ella huyeron de la ira del rey
de Israel, se dirigieron a Egipto;
ella se sentía segura allí entre las Sacerdotisas
y Sacerdotes de Isis.
Su instrucción fue diferente a la mía,
pero ambas servimos a lo mismo. Para explicar
mi visión de María, debo
referirme a uno de los más profundos secretos del culto
de Isis. Según se creía y mantengo que
es verdadero, bajo ciertas condiciones,
la misma Diosa podría ella misma encarnar, bien
al nacimiento o a través de una Iniciación espiritual.
María, la madre de Yeshua, cuando era
muy joven, fue reconocida por las grandes Sacerdotisas
del templo de Isis, por su pureza de espíritu.
Fue adiestrada como Iniciada y alcanzó los niveles más altos.
Pero más allá de convertirse en una Sacerdotisa,
fue instruida para convertirse en lo que se llama
una Encarnada.
Ser una Encarnada es ser un alma altamente
avanzada y requiere pasar por una disciplina
y una instrucción espiritual tremenda.
En una Iniciación final, María se convirtió en el recipiente de
un flujo de energía que provenía de la misma Isis.
En este aspecto, era la corporeización
de la Madre Cósmica. Era como si hubiera
dos-Marías, la humana, pura de espíritu y de corazón,
albergando dentro de ella, una entrada directa
hacia la Gran Madre, la Creadora de toda materia,
del tiempo y del espacio.
De este modo, digamos que la mesa estaba dispuesta,
para la concepción de un ser de cualidades remarcables
que se convertiría en su hijo, Yeshua.
Cuando María pasó por lo que la Iglesia
refiere como Inmaculada Concepción, ella
era testigo de un proceso de inseminación
galáctico y Celestial, por el que el Principio
del Padre, o Espíritu como nosotros llamamos a esto
en el culto de Isis, transfirió su esencia a Isis,
la Madre que recibe la semilla del Padre-Madre
recibiendo el impulso del Espíritu. Y esta
potente y altamente refinada energía espiritual,
se aposentó en el útero de María y dio nacimiento a Yeshua.

Para seguir leyendo pinchar este enlace.

bailando

Nuevo libro de Juan Peláez. Sonreír en el Hospital

Posted on

En enero aparecerá la nueva obra del escritor Juan Peláez sonreír en el hospital.

Con este libro, el autor trata de poner un punto de ilusión, de alegría, de esperanza en la vida de todos aquellos que tienen que pasar por un hospital. anima a los que tienen que acompañar a los ingresados, a los médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, cocineros, farmacéuticos, personal de la limpieza. En los tiempos que corren de desmantelamiento sistemático  de lo público y empeoramiento intencionado de los servicios sanitarios, es una bocana de esperanza.

Será publicado en papel y en formato electrónico.

Sonreir en el hospital

Sonreír en los hospitales

Tras muchos años de ardua investigación y después de haber visto en la tele los anuncios de las emp

resas aseguradoras, he llegado a la conclusión de que todo el mundo pasa en algún momento de su vida por un hospital. Y como no hay mejor medicina que la  preventiva, creo que usted debe estar preparado para ello. A lo largo de “Sonreír en los hospitales” vamos a entrenarle para que se lo pase lo mejor posible.

Estas páginas conocerá los diferentes tipos de ingreso, los nombres de los medicamentos y la jerga hospitalaria, qué ocurrirá si va a tener un hijo, cómo promocionarse para atraer a las visitas con las que le apetece compartir la experiencia hospitalaria o alejar a los que son “densos y pegajosos”…

Así como qué tipo de enfermo es y cómo se adaptará durante su estancia. En definitiva, aprenderá

 todo lo que necesita para vivir cómodamente en un hospital.

Seguramente los médicos, personal de enfermería, celadores, porteros, personal de limpieza… se verán reflejados en estas páginas.

Le advertimos que leer este libro crea adicción. Aún está a tiempo de no hacerlo. En caso contrario, no seré responsables de las consecuencias que pueda acarrearle.

Sepa que es imposible dejarlo y… entonces comenzarán los problemas con su mujer porque nunca l

a saca de paseo, con su marido porque le tiene abandonado y no le dice palabras cariñosas; con sus hijos porque los encerrará en sus habitaciones para que no armen follón… Perderá a sus amigos, a sus ligues y ¡por supuesto! a su suegra que le tachará de pervertido al preferir estas páginas a su encantadora hija.

No se asuste. También le reportará una serie de beneficios. Va a superar el miedo que le tiene a

 los hospitales y recuperar el buen humor perdido.

Por último, nuestra mejor palabra de aliento para todos los que están ingresados en un ho

spital, sus familiares y los profesionales que los cuidan.

N°.  de páginas: 232
Tamaño: 210×297
Interior: Blanco y negro
Maquetación: Pegado
Acabado portada: Brillo
ISBN Acabado en rústica: 978-84-938403-4-1

P.V.P. 16 euros en papel, 3 euros en formato electróncico.

Se puede descargar en este enlace de  Bubok

644175_487439867972100_1334726586_n

 

Lectura para verano

Posted on

La literatura erótica de moda


Las Sombras de Grey de E.L. James, ha catapultado el número de lectores de literatura erótica.

También aumentan los lectores de las novelas con una componente de erotismo del escritor Juan Peláez. En concreto de tres de sus obras:

París es un laberinto.

¿Por qué llega el desamor?

A través de una narración trepidante, llena de erotismo, puede que encuentres respuestas.

Recorrerás una ciudad laberinto de la cual te costará salir, igual que abandonar cualquier pasión.

Habrá luchas con enemigos de otras épocas. Hallarás relaciones, encuentros y desencuentros.

Te toparás con antiguos odios. Y en el fondo con la búsqueda por amor hacia uno mismo y los demás, la única vía posible de evolución.

¿Estás dispuesto a enfrentarte a tus propias sombras?

La noche de don Juan

La noche de don Juan es el intento del hombre por explicar a la mujer el mundo masculino.

En la mágica noche de San Juan, en la que se quema lo antiguo para dar paso a lo posible, una pareja frente al fuego.

“Tú que escribes, cuéntame”, es el mantra repetido y desesperado de quien desea entender al hombre. Él buscará en sus recuerdos vigilados por una misteriosa presencia.

Una obra cargada de autoconocimiento, erotismo y belleza que nos acerca al interior del ser humano.

El encuentro inevitable

¿Alguna vez has pensado por qué estás con una pareja determinada? Quízá la explicación vaya más allá de la atracción física, de la compaginación emocional. Tal vez haya que buscarla en un pacto realizado en otras vidas para que dos seres evolucionen en esta existencia: Las almas gemelas.

Un libro cargado de erotismo en el que se viaja por otras vidas a la búsqueda de explicaciones de lo que sucede en esta.