Inteligencia espiritual

Siete cualidades, rayos, energías que transforman al ser humano.

Posted on

Leí hace poco un libro, “Los siete rayos del Espíritu y la transformación de la Vida Humana”. Ed Fundación Rosacruz.

 

#Espiritualidad #inteligenciaesìritual #juanpelaez #espiritu #rosacruz

Me pareció muy interesante.

 

Trato de resumir sus planteamientos básicos. Creo que pueden ser de gran ayuda como reflexión e impulso para iniciar procesos de trasformación personal.

“El corazón es el núcleo de lo sutil y de los cuerpos energéticos.”

Al leer esta afirmación con rapidez me conectó con todas las investigaciones del Instituto Hearth Math y su coherencia cardiaca.

Según el planteamiento de este libro hablando de manera simbólica, en el corazón existe un “candelabro de siete brazos”. Cada una de sus llamas, de sus energías, necesita ser transformada por la fuerza del Espíritu. Sin embargo, lo interesante, es que este proceso solo puede ser abordado con la colaboración consciente de la consciencia del ser humano o de su alma. Por eso tienen que existir unas “nupcias”, unión, entre el alma y el espíritu. Y esas, según los autores, es la tarea fundamental del ser humano en este plano de existencia. Implica un proceso que genera un nuevo ser.

Todo comienza con el SER. Lo no manifestado, lo no dividido. La divinidad suprema y perfecta, que necesita manifestarse para conocerse a sí misma ganando consciencia de sí y creciendo de fuerza en fuerza. Para ello, se refleja en si separando la energía de la materia. Aparecen por tanto algo llamado “el doble logos triple”. El padre, la madre y en medio el UNO.  De la unión de estos dos principios surge el Hijo, la consciencia autocreadora y autoconsciente.

Ahora bien, el ser humano es un ser autoconsciente. Sin embargo, sufre identificación con su ego. También hemos podido leer esto como el mito del paraíso perdido o de Narciso.

Este estado necesita ser vencido por la fuerza del UNO, tras pasar por un proceso de autorevolución que haga que el UNO se coloque en el núcleo del ser y de la vida.

Cuando esto ocurre, la cámara central del corazón etérico o Energético, se transforma. Surge una nueva identidad, consciencia y manifestación que cambia la vida entera gracias a un nuevo pensamiento, deseo, percepción y forma.

En esta teoría, muy emparentada con la alquimia, incluso con la medicina china, el chikung o ayurvédica, existen en el ser tres santuarios: el de la cabeza, el del corazón y el de la pelvis. Como si fuesen tres centros energéticos dispuestos para la transformación del ser humano

En cada uno de ellos se manifiestan siete fuerzas:

  • VOLUNTAD
  • AMOR
  • INTELIGENCIA
  • ARMONÍA
  • SABIDURIA
  • DEDICACIÓN
  • Y ACCIÓN
(c) Juan Peláez. Isfahan

 Vamos a ocuparnos de cada una de ellas.

Voluntad

Se llama voluntad a la intención profunda que mueve todo el universo. El impulso central que se encuentra tras cada pensamiento, sentimiento o acto que cada uno de nosotros elaboramos. Esto es lo que atrae todo lo que viene hacia nosotros y lo que dirige lo que brota de nosotros.

Si, como hemos escrito en los párrafos anteriores, en el corazón del ser humano existen siete cámaras o fuerzas energéticas, esta sería la primera de ellas. Es el aspecto nuclear de la consciencia. Cuando el padre y madre del que hablábamos, se encajan el uno en el otro. Entonces el núcleo del Ser pronuncia la palabra mágica creadora del todo el universo “YO” el sagrado y secreto nombre del Ser Divino “Ego Sum”, Yo soy. Esa cámara central del corazón se representa por un punto.

Hablamos del yo en minúscula, sino del YO, lo divino, lo que no puede ser destruido, porque es Dios, lo inmortal, lo sin límites, es el YO real, creado para permitir al ser divino que existe dentro de nosotros volverse autoconsciente y conocerse para crecer y desarrollarse infinitamente.

El Yo egocéntrico busca a la desesperada su propia imagen fuera de si mismo. El Yo real se identifica con el UNO.

Por lo tanto el primer paso en la evolución espiritual es una elección. No se necesita abandonar nada, pues el camino verdadero espiritual no es un camino de división o separación sino de integración.

Es responder a las preguntas esenciales del ¿Quién soy? ¿Quién deseo ser? ¿Cuál es el propósito de la vida?

Amor

Su tarea no es buscar el amor, sino simplemente buscar y encontrar dentro de si  mismo todas las barreras que usted construyó contra él.

 Rumi

El segundo rayo del Espíritu que debe llenar la segunda cámara del corazón etérico o energético es el del amor absoluto.

Es una fuerza que no puede ser explicada con palabras, ni ser comprendida por nuestro nivel de consciencia. Por lo tanto nos valdremos de ejemplos y comparaciones.

No tiene sentido llamar amor a los sentimientos parciales de nuestro estado de vida actual. El segundo rayo de amor transforma la consciencia en el sentido de la comprensión y el entendimiento del propósito universal para con el mundo. Por lo tanto a partir del momento en que comprendernos a alguien o a algo, no podemos excluirlo de nuestra esfera de amor. Por eso el Amor no excluye nada ni a nadie.

En imposible que en el estado actual que nos encontramos vivamos el verdadero amor, sino un reflejo del él.  Este se basa en las fuerza de circulan en uno de los campos energéticos que posee el ser humano, el campo astral. Y por eso el amor humano tiene un comportamiento tan volátil, inconstante y fugaz. Por eso unas veces estamos felices y otras tristes, unas amamos y otras odiamos.

No debenmos buscar el Amor, sino intentar ir deconstruyendo todas las barreras que hemos contruido contra el. Una de ellas es el egoísmo. El trabajo que realiza el segundo rayo tiene la misión de hacernos comprender y cooperar para que el principio universal latente en nosotros se manifieste en cada uno, en nuestros semejantes y en todo el mundo.

¿Qué podemos hacer desde este momento? Reconocer todos estos aspectos en uno mismo. Una trasformación  gradual, que comienza por el autoconocimiento. Pero no donde el ego se convierta en un experto en las vueltas y revueltas del laberinto personal, porque nos convertiríamos en unos expertos en el egocentrismo y no en la liberación de él y de sus barreras.

El autoconocimiento es el reconocimiento de nuestro mundo interior, de cada camino y extravío utilizando la base de la conciencia central de la Chispa del ser absoluto.

Esa luz brilla del vínculo de  nuestra consciencia con el principio universal.

Somos pensados y sentidos y nuestros actos no dejan de ser reacciones automáticas y ciegas. Son como mecanismos repetitivos de nuestro campo astral.

Para ello necesitamos consciencia y liberarnos de todos esos actos repetitivos, automáticos y condicionados y reequilibrar nuestra consciencia en el triángulo del pensar, desear y querer.

No se trata de abandonar nada en la vida, ni las obligaciones y deberes, sino cuando colocamos lo único real y necesario en primer lugar y cuando ganamos en claridad y orden. Es actuar en el pensar sentir y actuar para liberarse de la influencia del cuerpo de los deseos o campo astral.

(c) Juan Peláez

 

Inteligencia

La mente es el gran destructor de lo real.

Destruya el discípulo al destructor.

La voz del Silencio. Helena. P. Blavatsky

Lo que conocemos como inteligencia en realidad lo que destruye lo real y verdadero.

En nuestra acepción asignamos la palabra inteligente a alguien que se ha cultivado, o con una gran capacidad intelectual. Sin embargo, esta Inteligencia creadora a la que nos referimos, no tiene relación con ella.

La inteligencia es la suma de todo lo que los siglos han realizado en cada uno y que aquí debe manifestarse.

Los dos primeros rayos del espíritu voluntad y amor, indicen en los dos primeros centros energéticos del santuario de la cabeza, el chacra frontal y el coronario, después de haber llenado las dos primera cámaras del corazón energético. La síntesis de estas dos actividades anteriores en una nueva facultad que llamamos Inteligencia Creadora, que activa el chacra laríngeo.

Por tanto con la colaboración de los tres chacras, así como las correspondientes glándulas de secreción interna, pineal, hipófisis y tiroides, nace una nueva consciencia, una nueva capacidad creadora, en suma una nueva alma.

También está relacionado con una nueva visión interior.

El cuerpo mental del ser humano debería estar formado por dos partes una dedicada al pensamiento abstracto y otra al concreto. Sin embrago, parece que en la etapa evolutiva que nos encontramos aun n se ha completado el desarrollo de esa parte abstracta. Es la inteligencia intuitiva que surge solo de vez en cuando, la que permite una síntesis instantánea. Aun así esta inteligencia intuitiva es un pálido reflejo de lo que debería ser la verdadera Inteligencia Superior cuando esté completamente desarrollada. Se pude entrenar por medio de ejercicios y determinadas prácticas. Solo son una réplica de la consciencia del ego.

Para nuestro pensamiento concreto y material, comprender conceptos que vienen del pensamiento abstracto es tan difícil como pedir a alguien que imagine el significado asociado a un apalabra inventada.  Nuestras conclusiones tendrían exactamente el mismo valor que inventar lo que está asociación a esa palabra. Por tanto se debe producir una transformación para poder comprender lo espiritual. Parece que la combinación de materia y energía utilizada por el pensamiento concreto y que se llama éter reflector en algunas escuelas, tiene la capacidad de crear una imagen estática del pensamiento superior,

EL pasamiento superior trabaja con una sustancia mucho más sutil llamada éter de fuego o éter del alma que lleva no a imágenes estáticas, sino a imágenes multidimensionales, como arquetipos vivientes. Por eso si decide que el pensamiento abstracto es el puente entre el mundo del espíritu y el mundo humano.

Existe un gran trampa para quien trata de recorre el camino espiritual. Embelesarse o perderse en la acumulación de conocimientos esotéricos. Este mundo es un verdadero mar académico infinito. Podemos pasar vidas enteras sumergidos en sus imágenes, conceptos, visiones…. Solo actúa como un contrapeso para que no caigamos en el total materialismos. Sin embargo la acumulación de este tipo de conocimientos puede llegar a paralizar el camino espiritual. Porque la única utilidad de toda esta enseñanza es ponerla en práctica.

El ser humano actual puede correr el riesgo de olvidarse de que el cuerpo humano y sus vehículos energéticos son laboratorio alquímico muy bien construido, dotado de una gran inteligencia en sí mismo y del que no se puede prescindir si de aspira a un transformación de la consciencia, que además solo es posible mediante la transformación de la vida concreta y orgánica.

La Inteligencia creadora es el primer gran poder de síntesis, en el ser humano. Así dotados de ella podemos empezar un proceso de transformación estructural que demandará colaboración consciente de todo nuestro ser.

Armonía

La Armonía, el cuatro rayo del espíritu solo llega a través de un combate muy particular.

La armonía de esta energía no tiene nada que ver con la tranquilidad, la paz perfecta, donde nos libramos de la realidad de la vida. Esto es irreal.

Se trata de entablar una lucha entre el alma nueva y el “yo”.

La consciencia humana tiene incontables fuerzas y capacidades creadoras.

La consciencia del ego es compleja e intrincada. Es decir el yo está compuesto por huestes de pasamientos, sentimientos, deseos y voliciones. .

Estas huestes se agrupan por afinidad vibratoria y circulan por el campo energético que rodea al ser humano. Ahí está todo lo heredado de nuestro linaje así como lo heredado por la humanidad Somos una síntesis evolutiva de la vida en la Tierra que vive íntegramente en nuestro ser.

El alma humana está en un proceso de identificación, cree que sus pensamientos sentimientos y reacciones con una unidad.

Muchos buscadores optan por la no acción, por una armonía idealizada. Por no enfrentarse a todas esas imágenes, sentimientos… sin embargo, la vida ya se encargará de sacarle de esa situación. El camino espiritual pasa necesariamente por una batalla interior. Una batalla entre lo sagrado y lo profano.

Este cuatro Rayo es el que mantiene el contracto ente los tres primeros y los tres que van a continuación y de los que hablaremos más adelante.

Muchos creen que o sagrado es lo que está relacionado con el corazón y lo profano tiene que ver con nuestras actitudes y reacciones ligadas al santuario de la pelvis o de la vida. Y eso deber ser evitado. Lo que vuelve algo sagrado no son las circunstancias exteriores sino la condición delo alma. Muchos ascetas, monjes se han aislado de la vida corriente. Peor en el fondo llevamos con nosotros todo lo que deseamos evitar allá donde nos desplazamos.

Por lo tanto se requiere un trabajo permanente de los tres santuarios cabeza, corazón y pelvis para transmutar lo elementos de su ser que la vida va aponiendo en su camino.

El conflicto interno se puede manifestar al mecanismo de autovictimización, sentimiento de culpa que nos llevarían a la conclusión errónea de que recorrer  el camino es casi imposible y que sufrimos al recorrerlo.

O podemos luchar o vencer al yo con el propio yo. Necesita poner en el medio al ser absoluto la única con los siete rayos. Este ser no es un ser descarnado, un ser de luz un maestro o guru. El UNO se encuentra en el propio buscador.

“No deben hablar sobre textos muertos, sino sobre la verdad de acuerdo son su porpia experiencia”.

(c) Juan Peláez

“No hablen de conocimientos hasta que ustedes mismos no se hayan transformado en ellos., porque si no serán como papagayos utilizando palabras que no comprenden.”

Sabiduría

Sin que exista vinculación ente lo aprendió y la vida práctica no existe ni avance ni alumnado espiritual varadero.

A partir de ahora hablamos de los tres rayos que quedan: sabiduría, dedicación y acción.

Podríamos decir, si partimos de la idea de una evolución espiritual, que el ser humano más pronto o más tarde llevan a la realización espiritual. Esto no es así. El paso del tiempo exterior no supone un proceso automático, ni puede representar un avance. El destino de cada uno está vinculado a las elecciones y acciones que se toman en cada momento.

El ser humano entrenado con su mente concreta a imitar patrones, podrá intentar imitar el conjunto de reglas “espirituales” y se crea así la falsa apariencia de un camino espiritual. Sin embargo sin que exista un compromiso profundo y honesto para poner en marcha los conceptos aprendidos, no funcionar-a

Los conocimientos sobre la Enseñanza Universal que no son aplicados se vuelven un lastre, para los que buscan la verdad.

A menos que el arquetipo más profundo de nuestro ser cambie, a menos que una nueva energía brille en las siete cámaras energéticas de nuestro corazón, solo estaremos hablando hipotéticamente de lo que los siete rayos significan, pensaremos que sabemos, pero al no llevarlo a la practicarlo no sabemos nada.

El espíritu es una fuerza multidimensional y multiforme que asume la forma del arquetipo nuclear del alma y al cual debe vivificar.

In la fuerza DEL Ser absoluto activa en el corazón humano, este no puede transformarse y por tanto es imposible modificar estructuralmente cualquier aspecto de nuestro ser de acuerdo con el desarrollo del camino espiritual.

Todos los sistemas prácticas, ejercicios que alternativa a lo anterior tienden a ser imitaciones del proceso espiritual original. No son capaces de trasformar fundamentalmente al ser humano. Estas prácticas pueden crear aspectos externos como  el desarrollo de habilidades ocultas, tranquilidad, pero al final cuando exista un movimiento de las fuerzas del alma humana todo volverá a ser como antes.

A partir del quinto rayo somos confrontados con la realidad de nuestro karma y herencia sanguínea.

Podemos creer que la sabiduría está relacionada con el profundo entendimiento, algo así como una superinteligencia relacionada con el cuerpo mental. Se trata de lo opuesto. Los siete rayos son como una escalera que viene de arriba abajo. Los tres primeros ratos transforman los chacras situados en la cabeza de voluntad amor e inteligencia. Modifican todos los centros de ideación, percepción y fuerza superior de creación. El cuarto está relacionado con el corazón, la armonía a través del conflicto, del alma contra sus fantasmas. Está relacionado con la identidad interna del ser humano, con su verdadero ser, con la consciencia y autopercepción. Hasta este punto podemos disimular muy bien amparados en la imagen de una ideación elevada y simular la armonía. Peor a partir de este punto el espíritu necesita penetrar en la realidad del santuario de la vida y este no está entrenado para fingir. Este santuario se encuentra en el plexo solar. Es nuestro cerebro biológico, sede de nuestras imágenes deseo que circulan por la puerta etérico-astral del hígado.bazo. Es la sede de nuestra vitalidad física, donde se determina a qué velocidad quemamos nuestro combustible físico con la producción de insulina, y con el consumo de glucosa de nuestra sangre.

El cerebro biológico controla nuestro pensamiento como común y nuestras emociones, es el verdadero cerebro detrás del cerebro, la causa raíz de nuestra manera de pensar y actuar.

Existen unas palabras que sugieren todo esto:

El sabio no desperdicia su energía

El sabio no desperdicia sus palabras

El sabio no va tras ilusiones y proyecciones inútiles

El sabio conoce la vida desde dentro

El sabio APLICA sus conocimiento perfectamente a la vida.

Poniendo un ejemplo, un médico no es el que conoce cada detalle de la literatura médica, sino el que es capaz de salvar la vida de alguien.

Un alumno sabio es aquel que se volvió conocimiento, no porque repite lo que existe en los libros o modelos, sino porque decidió APLICARLO EN EL MISMO.

 Dedicación

Es el acto de ofrecer todas las capacidades del ser-yo al Ser Absoluto.

La detención más elevada del los siete ayos es llevar a la humanidad a un despertar gradual y a una transformación de la consciencia, de tal manera que todos puedan reaccionar de manera positiva a esa influencia de los rays y regresar a la plenitud e la Manifestación Universal dotados de plena consciencia y de la realización del Propósito Universal en su propio ser.

La dedicación es algo que debe ser vivido en el interior, tienen relación directa con el centro de creación del ser humano en el área pélvica donde se encuentra todas las capacidades y dones creadores. Por eso debemos ofrecer todos nuestros talentos creativos y dones a la nueva vida que surge en nosotros. Para vencer así la división entre la vida espiritual y la material.

La dedicación no es un sentimiento místico una obsesión por alcanzar una falsa santidad o perfección  que lo único que hace es apartar de la realidad y de las potencialidades del propio ser.

La síntesis que ocurre después del cuatro rayo es la decisión de transformar el conocimiento en sabiduría, es decir colocar toda la inteligencia divina en la práctica de la vida.

Cuando entendemos la dedicación como un sentimiento, realizada solamente con el corazón, sin tener en cuenta la realidad de la vida, quedamos sujetos a la influencia y proyecciones del campo astral y llega como consecuencia el fanatismo religioso, que siempre acaba trayendo extremismo, fanatismo y violencia. Esto es porque no realizaron el combate del cuatro rayo y por eso tampoco `pudieron reaccionar positivamente a la influencia de los rayos siguientes. Esto da fanatismo religioso y político, prejuicios, intolerancia…

Los que no parten a la violencia exterior pero tampoco traban la batalla interior, se pierden en un misticismo negativo, creen que una creencia contemplativa les salvar, niegan la realización de la vida en una idealización sin sentido y se vuelven teóricos llena de día y de noche sobre o sagrado, pero no realizan una verdadera ofrenda de todas sus capacidades.

Por lo tanto el verdadero buscador no solo debería estar dispuesto a ser capaz de ser tocado por el toque de la Vedad, sino también de saber si está dispuestos transformar todo aquello que le tocó y comprensión en una realidad práctica a través del único medio que está a su dispiosición, su actitud y vida diaria.

Por lo tanto el ser humano debe ser liberado como fuerza potencial en el corazón etérico y en segundo lugar el espíritu debe penetrar en el sistema de vida para transformar su estructura anímica y corpórea, esto ocurre porque los siete rayos descienden desde la pineal por toda la columna.

Simbólicamente igual que el ser humano fue creado de barro, de la sustancia raíz cósmica activada por el aliento del espíritu, el ser humano, crea de la misma forma. Insufla desde el soplo de su consciencia en todo lo que le circunda, en todo el “barro” y crea imágenes y pensamientos a su imagen y semejanza. Por ejemplo ¿no queremos que nuestro compañero o compañera sea una imagen perfecta de nosotros mimos? Construimos innumerables ídolos de barro proyectándolos sobre nosotros mismos y sobre los demás

Por lo tanto tenemos que tomar consciencia de que todos nuestros actos son creadores. Por lo tanto tenemos que vivir conscientemente de manera consecuente.

(c) Juan Peláez

Segundo debemos tener el valor de ofrecer todos nuestros dones, a lo absoluto en nosotros. EL UNO se manifiesta en y mediante la vida real. Se manifiesta en lo que necesitamos y  debemos hacer no en lo que imaginamos que deberíamos hacer. Por ejemplo, no tenemos que ir muy lejos, sino ponerla en práctica en nuestra propia familia. Si ofrecemos nuestra capacidades nuestros más próximos, incluso pensando en que no conseguirnos ir muy lejos, habremos desafiado a nuestro egocentrismo en su fundamento más real y profundo. Es sin duda ofrecer la vida al servicio de la vida UNA, sin el peso de nuestras proyecciones, sin causar sufrimiento a los demás que deben someterse a nuestras proyección del bien, de la felicidad y de la perfección. Cuando comprendemos esto no como una idea sino como algo vivido, ya no necesitamos adorar a los ídolos de barro.. Sabemos que allí donde sanos es el lugar que nos ha sido destinado por el TODO. No hay nada equivocado, nada que arreglar, nada que negar, nada que idealizar en una obsesión por lo perfecto imposible, por una melancolía inalcanzable por un sueño imposible. Entonces estamos en paz.

Acción

Esto es la acción mágica o realización. Está escondido en una afirmación sintética del tao: Actúa sin expectativa.

Veamos esta formación por partes.

Expectativa. Es reconocer que siempre estamos esperando algo, anticipando algo, contralando así el resultado de todo cuento nos rodea.: pensamientos, sentimientos, ansiedad, preocupación miedo… Cuando nos sumergimos en el interior de nosotros mismos nos damos cuenta ue el ego podría ser definido como algo hecho de pura expectativa. Por lo tanto si fuésemos capaces de vivir como los niños sin futuro, sin pasado, solo en el presente no existiría la expectativa. Podríamos definir la sentencia del Tao como actúa sin ego.

Veamos la palabra “sin”: es lo contrario de con. Lo que supone una preexistencia de un espacio que lo contenga para poder recibir el contenido.

En la enseñanza antigua hay el contenido y el espacio que lo contiene:
Los misterios de lo visible y lo invisible. El nagual y el tonal.

El tonal es el núcleo del corazón humano, el centro de nuestra consciencia, las intenciones profunda la fuerza dirigente de nuestra voluntad. El sol visible, el cewntro del sistema del miscrocosmos.

El Nagual es el centro de todas las cosas invisibles y no manifestadas, el centro invisible de la esfera omnipresente de todo el universo. Es el centro del sol invisible, Vulcano, intocable pero omnipresente. Alrededor de él giran todos los soles de la vida manifestada.

El camino de la individualización es convertir en maestro Tonal, el descenso en la materia para adquirir autoconsciencia y diferente de todo, el camino de la consciencia egoica. Y así basados en esa consciencia escoger el camino que queremos seguir el estéril de la vida egoica o el de la espiran infinita de la integración con la vida UNA. Es la integración del contenido y del espacio que lo contiene y así convertirse en un maestro Nagual. El secreto del con y el sin es volveré uno con el UNO. Por lo tanto la palabra sin significa todo menos vacio, sin significa integración. Por lo tanto podemos volver a redefinir la frase actúa con el ego integrado y pleno.

Por último investiguemos sobre la palabra acción.

Cualquier acción requiere la presencia de un agente. En este caso no se trata de una fuera de la naturaleza porque la consecuencia sería algo previsible e impersonal. El agente que se encuentra detrás de una acción debe estar impulsado por un propósito una intención y ser mínimamente consciente de la situación o de sí mismo para producir esa acción. Con lo cual la frase se vuelve mucho más misterio porque de alaguna manera es ego sin ego. Es el secreto de la acción y la no acción. Ego sin ego significa que toda la vida exterior, toda acción en el mundo exterior debe ser realizada sin egocentrismo, sin el peso de la intención. Puede ser leída la fase como Ego integrado al Ego. Cundo el ego humano se integra en el ego divino la última barrera del ego es demolida, el maestro de lo vivible y lo invisible, de la acción y la no acción se encarna en la realidad, el séptimo chacra del cuerpo astral, en la base de la columna vertebral. Los siete rayos recrean al hombre real el nuevo hombre alma espíritu y la trasfiguración se vuelve realidad.”

 

(c) Juan Peláez

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias importantes para el cambio. Inteligencia espiritual

Posted on Actualizado enn

Hace unos días, tras unas conversaciones cuando impartía un curso, me surgió la idea de reporducir un artículo que aparce en Wikipedia sobre la inteligencia espiritual.

El concepto de inteligencia

En el desarrollo del concepto de Inteligencia como tal, un primer momento estuvo representado por el trabajo deAlfred Binet a principios de 1900, quien desarrolló el concepto de coeficiente intelectual (CI). Aquí, la inteligencia está referida principalmente a una capacidad lógico-matemática y verbal, es lo que se conoce como racionalidad instrumental, una capacidad para el control técnico del mundo, un concepto nacido de una visión unidimensional de la conciencia.

Un segundo momento está representado por el trabajo de Howard Gardner y un grupo de académicos de la Universidad de Harvard quienes en el año de 1967 empezaron a desarrollar una visión plural de la inteligencia a través del Proyecto Zero. Gardner desarrolló así su teoría de las inteligencias múltiples reconociendo diversas facetas de la cognición así como potenciales y estilos cognitivos en las personas. Las ocho inteligencias de Gardner son:

La teoría de las inteligencias múltiples abrió el camino para seguir investigando acerca de la inteligencia como el trabajo desarrollado por Daniel Goleman sobre inteligencia emocional, en parte inspirado por el trabajo de Gardner sobre la inteligencia interpersonal e intrapersonal. Según Goleman, la inteligencia emocional es mejor para predecir el éxito futuro en la vida social y profesional de los estudiantes, ya que la inteligencia lógico-matemática no va más allá del éxito escolar. La inteligencia emocional se define como la capacidad de mantener la calma y dominar la impulsividad, la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y confiar en los demás.

La inteligencia espiritualgrafico-inteligencia

El tercer momento está representado por la inteligencia espiritual. La inteligencia espiritual es la más nueva y la más antigua. Hay reportes muy específicos de ella por lo menos hace 2.500 años, cuando el Buda la llamó visión cabal oVipassana; señaló que era la capacidad de visión penetrativa para comprender la realidad profunda de los fenómenos, ver las cosas como son. Esta comprensión era la base para superar la ignorancia, base del sufrimiento, y alcanzar la verdadera felicidad. El Apóstol Pablo de Tarso en la carta a los Colosense en el Cap. 1: 9-10 ora pidiendo inteligencia espiritual y la describe como la capacidad dada por Dios para vivir plenamente en congruencia con la fe cristiana proclamada.

Con la inteligencia espiritual, por primera vez tenemos un orden holárquico, un modelo de tres niveles de la inteligencia, donde la inteligencia espiritual se ocupa del sentido de trascendencia.

  • El primer nivel de la inteligencia es el más básico y lo compartimos con los animales, es el nivel subhumano de la inteligencia emocional, está basado en nuestros instintos, impulsos y sensaciones y opera con el ojo de la carne, es una inteligencia primitiva, pre-racional, pero necesaria y muy importante para la supervivencia.
  • El segundo nivel de la inteligencia tiene una importancia media pero ya es exclusiva de los humanos, son todas las inteligencias múltiples basadas en la mente, de una u otra forma son inteligencias intelectuales, está basada en nuestra capacidad de razonamiento, en lo cognitivo, en nuestro pensamiento lógico, en la capacidad de simbolizar y opera con el ojo de la mente; es una inteligencia cultural, social, basada en el lenguaje y nos sirve para controlar y medir el mundo. Las inteligencias múltiples de Howard Gardner son combinaciones de elementos de estos dos niveles, son combinaciones de lo emocional y lo racional en diferentes grados y del uso de los ojos carnal y mental. Siguen el plano de capacidades de nivel intermedio.
  • El tercer nivel de la inteligencia es el más importante y se corresponde con la inteligencia espiritual, también es exclusivamente humana y está basada en la sabiduría, nuestra capacidad de visión holista de la realidad profunda, de comprensión de contextos y totalidades significativas. Es la capacidad de trascendencia, de ir más allá de lo biofísico y social, más allá del cuerpo y las emociones. Opera con el ojo de la contemplación, es una inteligencia transpersonal porque se sitúa más allá del ego narcisista. Opera con visión universal. Es transracional, no se limita a la racionalidad instrumental mecánica de la ciencia. Es la única que puede darle sentido espiritual a la vida, es decir, generar sentido trascendente para vivir, alimentar la integridad de nuestra conciencia. Las otras inteligencias y los dos niveles inferiores no pueden hacer esto. También es la capacidad de relacionarnos armónicamente con la totalidad, de estar relacionados con el todo, es la capacidad de ser felices a pesar de las circunstancias.

Definición

Para Danah Zohar e Ian Marshall la Inteligencia Espiritual es la inteligencia primordial; es la inteligencia que nos permite afrontar y resolver problemas de significados y valores, ver nuestra vida en un contexto más amplio y significativo y al mismo tiempo determinar que acción o camino es más valioso para nuestra vida. Consideran que la inteligencia espiritual está en todo nuestro Ser, como una totalidad trabajando de manera armónica con la inteligencia racional y la inteligencia emocional.

Según Danah Zohar e Ian Marshall, la Inteligencia Espiritual se distingue por las siguientes características:

  • Capacidad de ser flexible
  • Poseer un alto nivel de conciencia de sí mismo
  • Capacidad de afrontar y trascender el dolor y el sufrimiento
  • La capacidad de ser inspirado por visiones y valores
  • Reluctancia a causar daños innecesarios
  • Tendencia a ver las relaciones entre las cosas (holismo)
  • Marcada tendencia a preguntar ¿Por qué? o ¿Y si? y a pretender respuestas fundamentales
  • Facilidad para estar contra las convenciones

Dan Millman considera que la Inteligencia Espiritual pertenece a cada uno de nosotros; se encuentra en nuestros corazones y está en el corazón de cada religión, cultura y sistema moral, y señala que la vía de acceso a la inteligencia espiritual se da a través de las Leyes Universales.

Robert Emmons, considera que aquellos que tienen inteligencia espiritual poseen ciertas capacidades, como la capacidad de trascendencia, la capacidad de experimentar estados elevados de conciencia, la capacidad de encontrar el sentido de lo sagrado en las actividades diarias, la capacidad de usar los recursos de la espiritualidad para resolver los problemas prácticos de la vida, y la capacidad de comprometerse en llevar una vida virtuosa expresada en el perdón, la gratitud, la humildad, la compasión y la sabiduría.

Para Tony Buzan, la Inteligencia Espiritual es la forma como cultivamos las cualidades vitales de la energía, el entusiasmo, el coraje y la determinación, así como la protección y el desarrollo del alma. Él sugiere 10 formas para despertar el poder de la inteligencia espiritual que incluye una visión global y de la vida, tener un propósito, desarrollar la compasión, la caridad y la gratitud, descubrir el poder de la risa y de vivir una actitud de entusiasmo, amor ilimitado, sentido de aventura, confianza y sinceridad, así como así como reconocer la importancia de la paz, los rituales espirituales y el poder del amor.

Por su parte, Frances Vaughan señala que la Inteligencia Espiritual implica múltiples vías de conocimiento y se orienta a la integración de la vida interior de la mente y el espíritu con la vida exterior del trabajo en el mundo. Para ella, la inteligencia puede ser cultivada a través de preguntas fundamentales, la indagación, la práctica y las experiencias espirituales. Vaughan considera que la inteligencia espiritual es necesaria para discernir sobre las decisiones espirituales que contribuyen al bienestar psicológico y a una salud amplia del desarrollo espiritual.

Ramón Gallegos señala que la inteligencia espiritual es exclusivamente humana. Agrega que mientras animales y computadoras muestran evidencias de inteligencia emocional e intelectual, la inteligencia espiritual es de exclusividad humana, ni máquinas ni animales tienen inteligencia espiritual ni pueden desarrollarla. La inteligencia emocional está arraigada en nuestro cuerpo biofísico, depende de nuestros instintos, sentimientos, hormonas, etc., su objetivo es dar una respuesta emocional aceptable a una situación particular. Los animales también muestran inteligencia emocional. Para lograr atrapar a su presa, un tigre necesita ser silencioso, esperar la oportunidad, posponer la satisfacción, atacar en el momento indicado, en síntesis, controlar sus emociones; la inteligencia emocional no pregunta ¿por qué?

La Educación de la Inteligencia espiritual[editar]

El Dr. Ramón Gallegos explica que la Inteligencia Espiritual permite, por primera vez, construir un modelo integral de todas las inteligencias sobre la base de tres niveles jerárquicos y nos ofrece un Modelo Holista de la Inteligencia donde considera tanto dimensiones como niveles. En el Modelo de Inteligencia Espiritual se observa:

  • En el primer nivel, la inteligencia más básica, la inteligencia emocional, que está más relacionada con el cuerpo, los instintos y es acerca de sentir.
  • El segundo nivel lo ocupa la inteligencia intelectual que está más relacionada con las actividades de la mente, lo cognitivo y es acerca de pensar.
  • El tercer nivel lo ocupa la inteligencia espiritual que está más relacionada con el bienestar, con vivir una vida feliz y es acerca del Ser.

La inteligencia espiritual ha sido relacionada últimamente con la educación holista, como dos campos de desarrollo paralelos, un verdadero proceso de educación holista debe incluir el desarrollo de la inteligencia espiritual.

Referencias

  1. Buzan, Tony (2003) El poder de la Inteligencia Espiritual. Ed. Urano. Barcelona (ISBN-84-79535393)
  2. Emmons, Robert A. (2004). Spiritual Intelligence – Definitions.http://mindwise.com.au/spiritual_intelligence.shtml
  3. Gardner, Howard (1987) La teoría de las inteligencias múltiples. Ed. Fondo de Cultura Económica. México
  4. Goleman, Daniel (2001) Inteligencia Emocional. Ed. Kairós. Barcelona
  5. Millman, Dan (1995) Inteligencia Espiritual. Ed. Swami. Barcelona (ISBN-84-931153-2-0)
  6. Vaughan, Frances (2002) What is Spiritual Intelligence? Journal of Humanistic Psychology 2002 42: 16-33. Sage Publications
  7. Zohar, Danah y Marshall, Ian (2002) Inteligencia Espiritual, la inteligencia que permite ser creativo, tener valores y fe. Ed. Random House Mondadori. Barcelona (ISBN-84-397-0961-7)

    Juan Peláez
    Juan Peláez