espiritualidad

VIAJES A COLOMBIA ESTE VERANO EN AGOSTO Y SEPTIEMBRE

Posted on Actualizado enn

Se que muchas y muchos de vosotros estáis buscando actividades de verano  para agosto y septiembre. Un abuena amiga, Cristina Mañana, viajera y facilitadora de los caminos del conocimiento interno ha organizado a través de su empresa un viaje espectacular a Colombia.

A través de su organización VIAJASER, te ofrece alguna posibilidad increible que creo que no debes dejar de visitar. Te pongo el enlace por si aún tienes planificadas tus vacaciones en agosto, septiembre y deseas llevar a cabo algo distinto.

Además, en colaboración con ella, he publicado en su blog una entrada que comparto contigo. Además en la página podrás encontrar un montón de información y regalos interesantes.

 

 

 

Los cuatro jinetes del apocalipsis de cualquier viaje y las herramientas para vencerlos

HOMBRE Y MUJER SALVAJE

Posted on Actualizado enn

Me ha llegado este texto que me ha parecido interesante. No se de quien es.
La Mujer Salvaje desea un compañero que sea como ella, que se le pueda igualar.
Según Pinkola Estés, si las mujeres quieren que los hombres las conozcan de verdad tienen que enseñarles un poco de sabiduría profunda.
Muchas mujeres se han cansado de tratar de enseñar a hombres que no quieren aprender.
Ahora bien, cuando ellos están dispuestos es el momento de revelarles porque su alma lo demanda.
Para ganarse el corazón salvaje de una mujer el compañero tiene que comprender la doble naturaleza de ella, sus dos polaridades, el masculino y el femenino, el animus y el ánima.
Cuando una mujer desarrolla únicamente uno de las dos polaridades esta desequilibrada, lo que le impide el acceso a su fuerza interior.
Generalmente la mujer busca su parte masculina en el hombre, con lo cual deposita su fuerza y dirección lejos de ella.
Ahora bien, esta doble naturaleza de las mujeres cuando están unidas en la conciencia y funcionan de manera integrada proporcionan un enorme poder.
Las mujeres desean encontrar un compañero que tenga la paciencia y el ingenio para comprender su naturaleza profunda.
Una mujer que quiera que su compañero la conozca de verdad tiene que conseguir que él le pregunte: “¿Qué es lo que quieres?”, “¿Qué es lo que quiere tu yo profundo?”.
Y si realmente se quieren conocer ella habrá de preguntarle a su vez lo mismo.
El Hombre Salvaje, el amigo, compañero y amante más estimable es aquel que desea aprender.
El compañero de la Mujer Salvaje es el que posee tenacidad y paciencia espiritual, el que tiene voluntad para atisbar la naturaleza profunda de la mujer, el que regresa para comprender sin alejarse por aquello que le aparta de su propósito, el que no hace uso de ese conocimiento para ejercer su poder sobre ella.
Un hombre que capta su auténtica naturaleza, se deja sorprender, atemorizar y siente reverencia por lo que percibe y ve.
Y permanece ahí, con ella. Porque amar el placer es muy fácil, para amar verdaderamente se requiere de un “héroe” capaz de manejar su propio miedo.
Además, para crear un amor duradero ambos han de aceptar los ciclos Vida/Muerte/Vida e integrar la transformación en la relación, las sucesivas muertes y renacimientos, la infinidad de finales y comienzos que acontecen a lo largo de la relación.
Hay que saber cuándo las cosas tienen que nacer y cuando hay que dejarlas morir.
Dejar morir las falsas ilusiones, las expectativas, las fantasías de un amor agradable y romántico.
Atravesar las diferentes fases eligiendo amar y permanecer al lado de alguien. Quedarse, cuando lo que se quiere es echar a correr.
El Hombre y la Mujer Salvajes pueden conocer y compartir sus naturalezas instintivas con la confianza de que cualquier cosa que ocurra entre ellos será transformativa.
Es preciso comprender al otro y fortalecer la propia capacidad de amar.
Amar a pesar de los miedos y las dudas, a pesar de las heridas y anteriores desengaños.
Amar las heridas, carencias y partes “feas” del otro también, porque sin una tarea que suponga un reto no puede haber transformación.
Es necesario un corazón dispuesto a morir y nacer, y a volver a morir y nacer una y otra vez.
Un hombre que prefiera arriesgarse a explorar un territorio desconocido a permanecer en el seco y cómodo espacio conocido, a sabiendas de que aquello que teme es precisamente lo que le ayuda a sanar.
Hay un guerrero espiritual en aquellos hombres que en su interior saben que quieren vivir, exponerse, entregarse, arriesgarse a abrir el corazón y amar. Un guerrero sabio que no tiene miedo a la muerte.
Un Hombre Salvaje es aquel que se atreve a curar sus heridas y disolver sus proyecciones, que se atreve a llorar su dolor y toma conciencia de cómo su existencia defensiva le ha protegido del amor.
Un hombre que permita que se le rompa la coraza de su corazón y deje que brote un amor tan inmenso como el océano, que es lo que tiene para ofrecer a la mujer, para amarla plenamente, sin reservas.
Cuando un hombre entrega su corazón se convierte en una fuerza asombrosa, se vuelve fértil; cuando integra su parte femenina intuitiva se vuelve inspirador.
Al enfrentarse a la propia herida con compasión, al entregar su corazón el hombre lo gana todo, se completa.
Ya no le teme a la fuerza salvaje de la mujer ni a los ciclos Vida/Muerte/Vida.
Cuando integra su espíritu salvaje restituye su lugar de dignidad.
Algunas personas tienen el privilegio, después o mientras realizan un profundo trabajo interior, de crear un amor encarnado, hecho de pasión, confianza, afecto y compromiso.
Una relación que se experimenta como una oportunidad de expandir el corazón y aprender a amar más profundamente.
El otro es un buen amigo, alguien en quien confiar y ante quien desnudarse emocionalmente para mostrar las heridas y carencias sin temor.
Una relación en la que comunicarse íntimamente, sin máscaras ni juegos defensivos.
Al dejarse ver, al amarse de esta manera, al vivir una sexualidad sagrada se sanan mutuamente.
En el compromiso de crecer juntos se transforman uno al otro y transforman su realidad.
Sabiéndose seres completos en proceso de crecimiento se embarcan en un viaje de autoconocimiento en el que descubren en el compañero, en la compañera un “tesoro espiritual”.
En la intimidad renuevan su amor mirándose a los ojos, aullando al unísono, dejándose conmover por el alma salvaje del otro.
La relación es una vía espiritual para despertar a la totalidad de su Ser. Un vínculo así es una verdadera fuerza de la naturaleza.
A las mujeres que esperan su compañero y aún no aparece, les digo: no desistas, sigue nutriendo tu día a día, ten fe, pídeselo al Universo y confía en que la vida lo traerá.
Mientras tanto, conecta con tu instinto, vive, disfruta, crea, amate a tí misma, prepárate para abrirte al amor.
Todo llega si de verdad creemos que nos lo merecemos.
Ellos se están preparando, también.
Como está escrito en Mujeres que corren con lobos: “Dicen que todo lo que nosotros estamos buscando nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos, nos encontrará. Es algo que lleva mucho tiempo esperándonos. En cuanto llegue, no te muevas.
Descansa.
Ya verás lo que ocurre a continuación…

Namaste un saludo de alma a alma

Posted on Actualizado enn

NAMASTE7376F3F6-CD7F-466D-A422-CAD540E08E39

El sánscrito es considerado un idioma sagrado por ser el principal idioma litúrgico del hinduismo y considerado también un lenguaje filosófico para el budismo y el jainismo. Los lingüistas lo consideran un lenguaje perfecto y completo desde el punto de vista gramatical.
La palabra Namasté, viene del lenguaje sánscrito antiguo y debe su remoto origen a la cultura hindú.

Significados de la palabra Namasté

1- Namasté es una palabra compuesta por el término “namas” que significa “saludo” o “reverencia”, y proviene etimológicamente de “nam”, que quiere decir “postrarse” o “inclinarse”. El sufijo “te” es un pronombre personal, que significa “a ti”. Su significado es “Te saludo” o “Te reverencio”.

2- A pesar de su antigüedad y origen sagrado, se usa de forma muy frecuente como saludo diario en la India y en el Nepal, especialmente en la zona del Himalaya. Los hindúes utilizan la palabra Namasté como forma de saludo y despedida, para dar las gracias y como muestra de respeto.

3- Debido a las peculiaridades del sánscrito y lo amplio de su concepto, en una traducción aproximada, el significado de la palabra Namasté podría ser “lo divino dentro de mi saluda a lo divino dentro de ti”, o “El Espíritu dentro de mí honra y respecta al tuyo”.

4- La palabra “Espíritu” o “lo divino” no tiene un significado religioso se refiere más bien a nuestra esencia. Podríamos sustituirlo por corazón, alma, o cualquier otra palabra que te resulte más cercana a esta explicación.

5- Lo verdaderamente relevante es que “la mejor parte de mí le desea lo mejor a lo más profundo de la tuya”, reconociéndola . Su significado profundo es siempre el mismo lo usemos en el contexto en el que lo usamos, y se basa en el conocimiento de que todos estamos hechos de la misma conciencia positiva.E433ADCB-F51A-49B4-9328-BDA2AE5959E1

6- Namasté representa la creencia de que existe una chispa de divinidad (o de componentes que transcienden nuestro cuerpo y mente), dentro de cada uno de nosotros, por lo que al realizar este saludo, transmitimos y reconocemos el conocimiento de un alma hacia otra.

7- Cuando se dice “Namasté”, generalmente se acompaña de un gesto que se considera un “mudra”, o posición simbólica de las manos con las palmas juntas en forma de rezo y en el centro del pecho y haciendo una ligera inclinación con la cabeza cerrando los ojos. Las manos se colocan frente al pecho ya que es el lugar en el que hayamos el chakra del corazón. Este saludo también se puede hacer mediante la colocación de las manos juntas delante del tercer ojo (frente a la cabeza) y es una forma especialmente profunda de respeto.

8- En esta posición hayamos cierto equilibrio que permite reposar y hacer fluir nuestra energía. El lado derecho e izquierdo de tu cerebro cuando se encuentran en esta posición, se equilibran entre sí volviendo a su estado más original. Cuando las manos se unen en el centro del corazón, significa que nuestras acciones tienen que estar en armonía y gobernar con el correcto conocimiento.

9- En su significado para el hinduismo, esta posición representa lo divino: la palma derecha simboliza la planta de los pies de Dios, y la palma izquierda la cabeza de quien reza. En otros contextos religiosos, la persona que hace el gesto de unir las dos manos elimina sus diferencias con la persona a la que reverencia, estableciendo así una conexión con ella, donde la mano derecha representa la naturaleza más elevada (profunda, espiritual), mientras que la izquierda representa el ego (lo corporal, lo mundano).3EECE28D-C5CB-4805-8CA7-14E91B0FF894

10- Aunque en Occidente la palabra “Namasté” por lo general se utiliza en conjunto con el gesto, en la India, se entiende que el mismo gesto significa Namasté, y no es necesario decir la palabra mientras se inclina la cabeza. Al juntar las manos cerca del chakra del corazón, la creencia afirma que aumentamos el flujo de energías positivas, y al inclinar la cabeza y cerrar los ojos nuestra mente se centra en el flujo de tal energía que hace crecer el amor por los otros y la mente por un momento se rinde a favor del corazón. Esta inclinación de la cabeza es una indicación simbólica de respeto universalmente reconocida también en otras muchas culturas.

“Yo honro ese lugar en ti en donde habita el universo entero, yo honro ese lugar en ti que es un lugar de amor, de verdad, de luz. Y sé que cuando tú estás en ese lugar dentro de ti, y yo estoy en ese lugar dentro de mí, tú y yo somos uno solo.”

Desconozco su autor 01D95CDD-6026-4AA3-8CDA-72CE3D5DFAB4.jpeg

 

Noticias importantes para el cambio. Para cambiar tu mundo, cambia tu conversación

Posted on

Para cambiar tu mundo, cambia tu conversación

Por: Pilar Jericó  en el País

 

Tenemos un problema y no paramos de hablar de él con amigos o con la almohada. Podemos llegar a ser obsesivos y repetir una y otra vez la misma cantinela. El hecho de hablar de ello nos alivia (cuidado que es peor tragárselo todo y no compartirlo con nadie). Pero quizá la solución pase porque una vez hayamos hablado de BESOnuestros problemas, comencemos a transformar los temas de nuestras conversaciones. Las conversaciones que mantenemos nos definen. Todos tenemos personas en nuestro entorno que sabemos que si quedamos con ellas nos hablarán de lo mismo: que si sus hijos, que si el fútbol, que si las enfermedades… Son parte de sus pasiones o de sus obsesiones porque lo que hablamos nos atrapa. Nuestras palabras configuran nuestro mundo de realidades. Si pensamos que nuestro jefe es una pesadilla y lo repetimos a sol y sombra, será muy difícil observar algo distinto de él o de ella. Como hemos dicho en alguna ocasión: el objetivo para la felicidad no es tener la razón, sino ser prácticos con nuestras propias emociones. Y nuestras conversaciones nos encienden ciertas emociones. O si no, piensa cómo te quedas después de hablar de lo mal que va el país, la empresa, la pareja o lo que sea… Por ello, si quieres sentirte bien contigo mismo necesitas revisar cuáles son las conversaciones que mantienes. Veamos tres claves para ello:

  1. Hablar no es conversar. Hablar es solo una parte. Hablar no cambia necesariamente los sentimientos, las ideas propias o de los demás; sin embargo, la conversación nos ayuda a transformar nuestra forma de entender el mundo, como sostiene Theodore Zeldin, en su libro “Conversación”. La conversación es más permeable. Implica escucha, tener la curiosidad sobre el otro y estar dispuesto a cambiar nuestras propias ideas iniciales (por eso, quizá las conversaciones más estériles entre conocidos son las políticas… es difícil que alguien varíe el punto de vista, por otros motivos que no son conversacionales). Por ello, ¿qué porcentaje del tiempo hablas y cuánto conversas?13339636_1048544801859410_4939482262174321626_n
  2. ¡Necesitamos amigos conversadores! A veces cuando vivimos un problema con la pareja, las mujeres solemos llamar a amigas (y los hombres a amigos) para contar lo mal que nos va y los errores que cometen “siempre” los hombres (o las mujeres). Esas conversaciones nos alivian. Total, todos estamos en el mismo barco… pero no necesariamente nos ayudan a crecer. Una conversación te reta internamente. Cuando tengamos un problema, sea cual sea, necesitamos que no nos den continuamente la razón y escuchemos otros puntos de vista para ampliar nuestro enfoque. ¿Con qué personas tienes la posibilidad para compartir buenas conversaciones?tumblr_o2dhfwN9Yt1v5uzf9o1_1280 (1)
  3. Abramos nuestros temas de conversación. En la China antigua había asociaciones poéticas que reunían a mujeres para conversar de otros temas diferentes a las tareas domésticas. Es un buen ejemplo para comprender que hagamos lo que hagamos, necesitamos incluir temas de conversación más allá de nuestros problemas u obsesiones, que nos alivien de lo que nos duele o simplemente, para comenzar a contemplar la vida de una manera más amable. Piensa, por ejemplo, en la última semana de qué has estado conversando con la pareja, familia o amigos…

Recordemos: los cambios se producen con nuevas conversaciones y aunque tengamos la tendencia o la necesidad de insistir en algo una y otra vez, tomemos conciencia de si eso nos ayuda o no. Tengamos la fuerza para “obligarnos” a abrirnos a conversaciones diferentes y más amplias primero con otras personas y segundo, con nosotros mismos. La conversación crea nuestro mundo y a pesar de lo que nos suceda, tenemos la capacidad de construir realidades más agradables si somos capaces de cambiarlas.

Juan Peláez
Juan Peláez

Entrevista a Gabriele Romagnoni defensor de una nueva especie mucho más ligera

Posted on Actualizado enn

Gabriele Romagnoli, periodista y escritor
Tengo 55 años. Casado, sin hijos. Nací en Bolonia, viví en Nueva York, París, El Cairo, Beirut y varias ciudades italianas. Ahora, en Roma. No creo que la política sea economía, sino derechos civiles. La idea de Dios como juez me parece un cuento. El universo no tiene moral. Creo en los universos paralelos
“Cuando seáis felices, prestad atención”
LV | Foto: Kim Manresa

“Cuando seáis felices, prestad atención”

Que la vida te sea ligera

Es un buscador y el periodismo su herramienta, por eso cuando supo que en Corea del Sur hay empresas que te organizan un funeral en vida no se lo pensó dos veces, se metió en la caja, clavaron los clavos. Las reflexiones le dieron para un 6beb4dc345ab734c86ce09805588cca0artículo y para un libro, Viajar ligero (Ático de los Libros), pero no se trata de una revelación, a Romagnoli le viene de lejos: ha visitado 73 países y ha vivido en 4 continentes, 8 ciudades y 27 apartamentos. Un nómada defensor de una nueva especie: …más ligera, que huye de cualquier esquema. Ni izquierdas ni derechas ni ideas prefabricadas, ni anuncios que quieren cambiarte el peinado. Una generación capaz de elegir siempre la libertad, capaz de perder cosasy batallas sin perderse.

Sólo 46 horas de felicidad en una vida?

Me enteré cuando asistí a mi propio funeral.

¿..?

Ojeando el Financial Times topé con un artículo que explicaba que para reducir el número de suicidios en Corea del Sur (33 al día) habían inventado los falsos funerales.

¿Te meten en la caja para que reflexiones?

Sí, y grandes empresas como Allianz o Samsung pagan para que sus empleados pasen por la experiencia con la esperanza de que destierren la idea del suicidio. Siendo periodista, no pude resistirme.

¿Y cómo le fue?descarga

Primero me mostraron unos datos aproximados de cómo pasamos la vida: 23 años durmiendo, 6 comiendo, 5 esperando a alguien y… 46 horas de felicidad. Después me dejaron solo en una habitación con una vela, un papel y un bolígrafo para que escribiera mi testamento.

¿Y cambia la percepción de la vida?

De lo primero que te das cuenta es de las pocas personas que de verdad cuentan en tu vida y de las pocas cosas que tienen valor, en mi caso mi vieja Vespa…, ¿pero a quién le dejo ese trasto?AMO CUANDO SONRIES

Ya; estamos llenos de cachivaches.

Luego, una vez dentro de la caja, por supuesto, me dije: “¡Quién me manda a mí meterme en esto!”. Pero durante meses seguí reflexionando.

¿A qué le ha dado vueltas?13082726_10206712881766782_6231951072748751503_n

Hay que vivir más ligero de equipaje, y no me refiero sólo a cosas materiales. Nos aplasta el estéril pensamiento de “mi vida podría haber sido diferente si me hubiera casado con aquella otra o hubiera escogido ese otro trabajo…”.

Lo que pudo haber sido y no fue.

Curiosamente siempre pensamos que habría sido mejor, nunca peor. También hay que desprenderse de las certezas, ya que todo cambia, incluso nuestros sentimientos. Saber con certeza es no saber. La duda nos ayuda a crecer, la certeza nos congela.

Alguna certeza debe de tener…

Que lo más importante es recordar que somos moléculas conectadas unas con otras y que contribuir a la felicidad de las personas con las que te sientes conectado es hacer lo mejor para ti.

Somos lo que elegimos ser cada día.

Por eso hay que volver a apropiarse del espacio y el tiempo. Sólo importa lo que todavía puede ser. El pasado es como una piedra.

A menudo también lo es el futuro.d3718fa3144f29db61fc017f4c388b99

De joven estás muy influenciado por la sociedad, quieres tener (carisma, trabajo, coche…); con los años, si reflexionas, eres más libre. Es importante saber escoger, pero también saber apartar. Y a veces perder es encontrar.

Puede abrirte oportunidades…

Así es, ¡pero tenemos tanto miedo a perder…! A veces perdemos cosas sin las cuales pensábamos que no podríamos vivir (un ser querido, las piernas, casi la vida…) y eso nos hace crecer. ¿Hace falta pasar por ese horrible suceso para saber qué es lo que vale la pena?

¿Así somos?

Me temo que sí, de manera que perder se convierte en algo necesario para crecer. Y perder cosas menores (trabajo, casa, pareja…) a veces es enriquecerse, te abre horizontes, puedes encontrar eso que no buscas porque ya tienes.

Usted ¿qué ha perdido?

Además de mi esposa a los 30 años, que murió; tras la infancia perdí la fe, pero siempre he atesorado el undécimo mandamiento de Job: no te quejes, mira hacia delante.

“El olvido es una forma de libertad”, escribió el poeta Kahlil Gibran.

Solemos recordar las cosas tremendas, las personas que vivieron una guerra se pasan la vida hablando de ella; el psicoanálisis busca la psicosis…, ¿pero por qué no poner la atención en los momentos felices y olvidar los malos?

Por lo visto los momentos malos están ahí agazapados, esperando para morderte…

En su discurso a universitarios recién licenciados, el escritor Kurt Vonnegut les dijo: “Cuando seáis felices, prestad atención”, y les contó que de niño, en verano, se sentaba a la sombra de un manzano a beber limonada con su tío Alex, que siempre interrumpía la conversación para decir: “¿Hay algo más bello que esto?”.adc1e6daffa5d5b6438a644cd245ec6c

Eso me emociona.

A mí también, y está a nuestro alcance: mejor ser un espeleólogo de la felicidad que un traficante de malos recuerdos.

Al final la felicidad es una manera de mirar que te lleva a una actitud.

Le contaré un par de historias de las que he aprendido. La primera, del escritor Joseph Heller: estaba el autor de Trampa 22 en una impresionante villa en Long Island y alguien le preguntó: “¿Qué sientes al saber que el dueño de esta casa ganó en media hora lo que tú ganarás por todas las ventas de tu famoso libro?”.

“Yo tengo algo que él nunca podrá tener –contestó–, la conciencia de tener bastante”. La segunda historia es conocida: cuando le dieron el Oscar, Roberto Benigni dijo: “Doy las gracias a mis padres por haberme dado el don de la pobreza”. Nadie lo entendió, pero era el reconocimiento a un acto de amor: no dar posesiones, sino cariño, estímulos, fe. Libertad.

Nosotros, con nuestras cosas, pensamientos…, ocupamos demasiado espacio.

Sí, es necesario un poco menos de uno mismo. Y sustituir la ambición vertical por la horizontal. En lugar de una carrera, experiencia; en lugar de reconocimiento, conocimiento.

13151815_1534313536875066_5553631675241029319_n