la vanguardia

Noticias importarte para el cambio.”Una contractura es una negación a escucharte a ti mismo”

Posted on

 

Un artículo de la Vanguardia

La terapeuta cree que si sentimos dolor es porque el cuerpo está siendo muy generoso con nosotros

Deva Paksha organiza y dirige talleres de terapias del Ayurveda en España y ha elaborado la técnica de masaje Abhyanga-yoga

Así es la técnica del Abhyanga-Yoga

Así es la técnica del Abhyanga-Yoga – El método combina el masaje ayurvédico Abhyanga tradicional con una secuencia de movimientos y estiramientos profundos y vigorosos que ayudan a re alinear la estructura ósea muscular, aliviando tensiones

Albert DomènechAlbert Domènech | Sigue a este autor en Twitter

 

Nuestro cuerpo tiene un lenguaje propio, nos habla y se expresa a través de emociones o de gritos de auxilio que suelen acabar convertidos en contracturas o dolores físicos. Si hemos llegado a este punto es muy probable que la principal razón sea que no hemos sabido parar a tiempo o, quizás más importante, que no hemos sabido escuchar a nuestro cuerpo mientras nos hablaba. La terapeuta Deva Paksha entendió esta particular relación con nuestro cuerpo a los 13 años, gracias a la danza primero, y al yoga más tarde. Su propia experiencia le hizo darse cuenta de que el cuerpo se expresa a través de las emociones y, desde entonces, empezó a observar el lenguaje del cuerpo y a conectar con él a través de las manos. Actualmente, su vida está dedicada por completo al método Abhyanga-yoga y al desarrollo de los programas de formación en Ayurveda. Esta técnica (ver video) combina el masaje ayurvédico Abhyanga tradicional con una secuencia de movimientos y estiramientos profundos y vigorosos que ayudan a re alinear la estructura ósea muscular, aliviando todas las tensiones – incluidas las crónicas- fortaleciendo el sistema inmunológico y desintoxicando el organismo.

-¿Tan alejados estamos de nuestro propio cuerpo?
-Sí, y cada vez lo estamos más por la manera en que vivimos. Empezamos el día con prisas, vamos corriendo a todas partes y no nos permitimos escucharnos.

-¿Cuándo se dio cuenta usted de que eso podría cambiarle la vida?
-A los 13 años empecé a observar mi propio cuerpo, algo que a mí siempre me había llamado la atención. Creía que eran muy interesantes todas las posibilidades que el cuerpo nos podía ofrecer. Con la danza fue como tomé mucha más conciencia de estas potencialidades que tiene nuestro cuerpo y empecé a darme cuenta de que podía cambiar algunas posturas de mi vida cotidiana para estar cada vez más a gusto con él. Nuestro cuerpo nos habla y tiene un lenguaje propio que infelizmente no entendemos.

-¿Cómo nos habla el cuerpo?
– Se comunica de muchas maneras: a través de nuestra postura, del equilibrio, de la aparición de enfermedades… Con una simple contractura, muchas veces lo que te está diciendo es “¡mírame!”. El problema es que nosotros no nos paramos a escucharle, sino que nos tomamos un paliativo o una pastilla para quitar el dolor, sin observar lo que está pasando o de qué manera puedo utilizar esa llamada para que el dolor no esté ahí todo el tiempo. Si observas o escuchas una contractura, puedes tener una percepción de lo que hay que hacer para que deje de estar allí.

-Parece que la sociedad occidental está más preocupada en cuidar su imagen externa que en atender las llamadas de auxilio internas…
-Es cierto que la sociedad occidental es la que está más alejada de su cuerpo. En India, por ejemplo, ya se empieza a trabajar la idea del masaje como un hábito desde pequeños. Si observas su postura con el cuerpo, verás que utilizan mucho más las manos y los pies en equilibrio, y también a la hora de trabajar. En Occidente, sólo nos acordamos del cuerpo a un nivel estético.

-¿A dónde nos podría llevar esta buena comunicación con nuestro cuerpo?
-Hay muchas posibilidades, pero la más básica es mantener un equilibrio y alejar de tu vida las enfermedades. Después estarían la tranquilidad, la paz; podrás hacer lo mismo que estabas haciendo hasta ahora pero con mucho más sosiego y sencillez. Cuando escuchamos a nuestro cuerpo, el tiempo se alarga más y el estrés desaparece porque tomamos más conciencia de todo.

-Entonces, ¿estamos hablando de una cuestión de conciencia corporal, o mental? 
-Pienso que la clave es la escucha. Si paras un minuto para respirar y cerrar los ojos verás como cambia la conciencia corporal y mental. A través del cuerpo podemos cambiar nuestra percepción de las cosas, eso seguro. 933873_511542712246380_504386378_n

-Si, a título individual, todos nos paráramos a hacer esa escucha que propone, ¿qué consecuencias sociales habría?
-De entrada, más paz y tranquilidad. No habría tanta impaciencia, el otro no me molestaría tanto, todo sería mucho más sencillo.

-La percepción es contradictoria, parece que cuanto más evolucionamos como seres humanos menos percepción tenemos de lo que puede ser importante para nosotros mismos…
-No debería suceder eso, pero pasa. Lo que sí que observo es que, a diferencia de otras épocas, ahora todo sucede muy rápido. La evolución existe y es necesaria, desde luego, pero deberíamos mantener el contacto con uno mismo y poder compartir esa evolución con la tranquilidad. En el fondo, es una decisión. Puedo trabajar 12 horas ante un ordenador, pero antes decido estirar mi cuerpo, comer sanamente, trabajar en un espacio tranquilo, parar para descansar, etc. Se trata de decidir mantener una calidad de vida dentro de tu propia intensidad.

-Es una lección de vida que no nos enseñan en la escuela. Todavía priman más los números y las letras…
-Todavía no, pero espero, y lo digo como madre, que aunque el mundo sea tan contradictorio, algún día nos demos cuenta de que podemos cambiar eso y seguir evolucionando, y que los niños puedan aprender cuanto antes que es importante mantener esta calidad humana, y entiendan que deben pararse de vez en cuando a escuchar sus cuerpos.

-¿Estamos hablando de un cambio a título individual, o cree que la educación tiene muchas cosas que decir en este sentido?
-Creo que la educación es la base de todo. Yo puedo tomar una decisión porque lo he pasado mal, o me ha ido mal en el trabajo, o mi pareja me ha dejado, y pedir ayuda externa. Pero si de chico yo aprendo que puedo parar, respirar distinto, escucharme, estirar mi cuerpo, todo será mucho más fácil. Cuando la gente empieza a cuidar y escuchar a su cuerpo, siempre les comento que son unos privilegiados porque hay gente que se va de esta vida sin haberse escuchado nunca. La educación es la base porque este es un derecho de todos, y si lo impartieran en las escuelas todo sería muy distinto.

-¿La prevención es clave para, a la larga, alejarse de la química?969495_136372086558993_660422019_n
-Este trabajo está fundamentado en la medicina ayurvédica, que es una medicina milenaria de la India que se sustenta en tres pilares muy importantes: el primero es la prevención, el segundo es fomentar la salud, y el tercero es tratar los desequilibrios. La prevención sería la clave. A través de la educación se podría tomar conciencia de la importancia de una buena prevención, pero desgraciadamente está todo montado de manera que esta prevención no existe. Hacer estiramientos básicos por la mañana antes de empezar el día ya es una manera de prevenir. En Occidente, sólo buscamos los masajes cuando tenemos dolor, cuando ya no deberíamos haber llegado a este estado. Es importante que, aunque no tengas dolor, te hagas un masaje una vez al mes. Es importante que uno pueda parar una hora o 90 minutos para que alguien le haga un masaje y elimine toda la tensión.

-¿Cuando tenemos dolor es que hemos fracasado con el mantenimiento de nuestro cuerpo?
-A mí no me gusta utilizar la palabra fracaso. Cuando sentimos dolor es porque el cuerpo está siendo muy generoso con nosotros y nos está recordando que no lo estamos escuchando bien. Es un grito de auxilio ante el que tenemos dos posibles soluciones: o tomar una pastilla para el dolor, o escucharlo y buscar ayuda de gente que nos pueda asesorar. Lógicamente, hay patologías que están ya avanzadas y tienen que ser tratadas por un médico, pero el trabajo que podemos hacer nosotros es el de investigar qué es lo que nos ha generado esta enfermedad o dolor. Nos podemos preguntar “¿cuál es la emoción que no he expresado?”.

-¿Es posible una vida sin química?
-Es muy complejo porque estamos en un punto bastante complicado. Es posible, sí. Siempre digo que si la medicina ayurvédica no hubiera tenido una etapa en la que cayó en el olvido, ahora tendríamos una vida de mucha más calidad. Cada vez nos preocupamos menos por lo que comemos, por ejemplo. ¿Nos paramos a pensar si hay algo que no contenga tantos tóxicos? Volvemos a lo de antes, es una cuestión de que nos eduquen para ello y poder recuperar el equilibrio.943061_515648061835845_1201182941_n

-Usted se formó en Brasil y en la India. ¿Tuvo que derrumbar muchas barreras en nuestro país?
-Siempre digo que soy una ciudadana del mundo e intento no hacer comparaciones entre culturas. Cuando te sientes así, no hay nada que sea novedoso para ti. De lo que sí me he dado cuenta es de que la terapia corporal no estaba asociada al masaje. El masaje estaba asociado a las contracturas, por ejemplo. La gente empezó a darse cuenta de que detrás del masaje había una terapia mucho más profunda. Tampoco he tenido mucha dificultad más allá de esto que te explico, creo que la gente tiene muchas ganas de ampliar sus conocimientos y de experimentar. Jamás he tenido que luchar para que me escucharan.

¿Cuál es el problema más común de las personas que acuden a usted?
-Las contracturas: cuello, lumbares, escápulas… Si tienes una hernia en el cuello no podré revertirla, pero sí que puedo ayudarte a que tomes más conciencia de tu cuerpo para que ganes en calidad de vida y entiendas qué es lo que te ha llevado a tener esta contractura.

-¿Qué nos está diciendo el cuerpo cuando se contractura?
-Es una negación de escucharte a ti mismo. Es cierto que hay gente que, por el tipo de trabajo que hace, es más propicia a tener este tipo de contracturas. Pero hay mucha gente que pasa la misma cantidad de horas ante el ordenador y no tiene esa zona contracturada. Cada cuerpo se expresa de manera distinta.

-Póngame algún ejemplo.
-Hay personas que acuden a mí con el mismo síntoma: el trapecio está muy cargado o el cuello está muy rígido. Normalmente son personas que tienen una dificultad en mirar las cosas desde diferentes puntos de vista, en delegar las cosas. También puede ser que esta persona tenga dificultad de expresar lo que realmente siente.

??????????

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20130611/54374718976/una-contractura-negacion-escucharte-mismo.html#ixzz2W1Ch3rM7

Anuncios

Noticias importantes para el cambio. Como nos pueden engañar

Posted on Actualizado enn

Este es un artículo interesante que nos habla de cómo se pude dirigir la atención hacia un puto y desviarla de otro.

Lo llaman crisis porque desean desviar la atención de los radicales e inmorales cambios que el gobierno está realizando ¿le suena?
Vea antes este vídeo:

En torno a la ceguera perceptiva

Entrevista a P. Johansson
La Vanguardia, 14.01.2012)

“Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”, alegaba Grouxo Marx, suscitando cómplicemente la hilaridad de nuestros egos, tan fácilmente persuadidos por nuestro siempre favorable autoconcepto. Que el autoconcepto nos sea favorable -que a cada cual le sea favorable su propio autoconcepto- es cualquier cosa menos sorprendente: nos permite crecernos, una inestimable estrategia de supervivencia en un entorno siempre competitivo, y nos facilita creer en nosotros mismos y sostener la convicción de que somos realmente el dechado de virtudes que desearíamos encontrar, en justicia, en cualquier otro congénere con quien debamos mantener trato. Ahí reside precisamente el mecanismo del humor: automáticamente las palabras del cómico nos llevan a desidentificarnos de personajes tan poco ejemplares como quien las dice, no sólo porque pueda pensar tan mal de sí mismo, sino porque además, y sobre todo, ¡no tenga escrúpulos de hacerlo público!

Sin embargo, la frase de Grouxo no está tan lejos de la realidad. Otra cosa es que seamos tan modestos y cándidos como su personaje. Peter Johansson, filósofo y neurocientífico sueco, disuade en la siguiente entrevista, y en poco más de cinco minutos, al más pertinaz defensor de la propia integridad y coherencia morales. Sin mencionarla, se refiere al concepto de la ‘ceguera perceptiva’, que no es otra cosa que el sesgo con el que interpretamos, asimilamos y luego evocamos la información derivada de nuestra percepción sensorial. Ni que decir tiene que tal sesgo es todavía mucho más acusado cuando la percepción no se aplica al fin de conocer el entorno exterior sino que se vuelca sobre uno mismo para construir la realidad psicológica propia, el autoconcepto. Los juicios que emitimos sobre nosotros mismos, paradójicamente, suelen ser más acusadamente falaces que cualquier otro juicio que hagamos relativo al mundo exterior: no somos en absoluto quienes creemos ser, ni nuestros valores son  los que defenderíamos que son aun  al precio de dejarnos en ello la piel. Y ya no se trata de una crítica al fanfarroneo ante terceros. Johansson sostiene que el discurso que uno mantiene consigo mismo para conseguir lo que llamamos autoconocimiento no tiene nada que ver con nuestra realidad psicológica íntima. No por perversidad moral. No por una intención de autoengaño deliberada. Tampoco por una tara de la ‘inteligencia’ o un fallo en nuestra cognición. Al contrario, probablemente sea un residuo de estrategias cerebrales que maximizaron las probabilidades de supervivencia de los especímenes que las manifestaban, y ahí se han quedado, replicadas en nuestros mecanismos cerebrales de generación en generación, ayudándonos a competir con nuestros pares y en consecuencia ayudándonos a sobrevivir pero al mismo tiempo, y en lo más profundo, también enmascarándonos. Uno siempre caba siendo el mayor desconocido para sí mismo.

Ester Astudillo

“El cerebro nos engaña” (Entrevista a Oliver Sacks en “Redes” 331, junio 2008)

13 enero, 2012 

Oliver Sacks es un célebre neurólogo que ejerce en Nueva York desde 1965, además de ejercer de profesor clínico en la Escuela de Medicina Albert Einstein y de profesor adjunto en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Es autor de numerosos libros, traducidos a más de veinte idiomas, en los que describe enfermedades y trastornos mentales de sus pacientes desde un enfoque fenomenológico y no clínico, esto es, atendiendo a la vivencia subjetiva. De su libro Despertares se hizo una película con el mismo título dirigida por Penny Marshall y protagonizada por Robert de Niro y Robin Williams, y otro de sus libros, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, inspiró una ópera homónima de Michael Nyman.

Al visionar esta breve pero densa entrevista a Sacks y escuchar que lo que experimentamos como realidad es una ilusión construida por nuestro cerebro, lo primero que me vino a la memoria fue esta frase de Hume: “no cabe sino elegir entre una razón falsa o ninguna razón en absoluto”. Quién le iba a decir al bueno de David Hume que tanto su teoría del conocimiento como su filosofía moral volverían a renacer, tras el fracaso de público y la persecución inquisitorial a la que fue sometido en su tiempo, a finales del siglo XX, y que se extendería su influencia en los años que llevamos del siglo XXI, gracias a la neurociencia. Hoy en día, como nos  advierte Marc D. Hauser en su fascinante estudio La mente moral. Cómo la naturaleza ha desarrollado nuestro sentido del bien y del mal (ed. orig. 2006, trad. esp. 2008),  los escritos de Hume son de lectura obligada en las universidades que investigan el cerebro y es frecuente encontrar citas a sus escritos en las obras de divulgación científica de esta nueva ciencia cognitiva.

Según Sacks, el cerebro tiene que mentir para asegurar la supervivencia. Suple con la imaginación, en combinación con la memoria, la falta de información de los sentidos. Y ello lo hace de manera inconsciente. De este modo, la mente construye imágenes que tomamos como recuerdos de experiencias vívidas. O bien nos apropiamos de experiencias vividas por otras personas como si fueran propias. No somos conscientes, por tanto del engaño de nuestro cerebro, hasta el extremo que no es posible hacer una demarcación fiable entre la información que procede de la imaginación y la que procede de la memoria. Para asegurar la supervivencia, importa más el sentido completo y coherente del medio que no la veracidad de nuestra imagen de la realidad. Para nuestro cerebro es más importante el relato consistente de la realidad que no la verdad sobre la realidad. Cuenta más el mundo que necesitamos que no el real.

En conclusión, la verdad es una quimera, una ilusión, si bien es vitalmente necesaria. De ahí que ante la falta de una realidad substantiva, de una verdad objetiva, nuestra mente nos empuje a buscar todas las variaciones posibles con las que podamos registrar nuestra experiencia, configurando una multiplicidad de inteligencias, al mismo tiempo que caemos irremediablemente en el error una y otra vez. Porque de una mente tan inconstante y falaz, como ya dijera Hume, no cabe otra posibilidad: o el engaño o la inanidad mental.

Vemos menos de lo que creeemos: ¡el cerebro nos traiciona!

14 diciembre, 2011 

En el video presentado, hay que contar las veces que el equipo blanco se pasa la pelota. Para ello, ¡se requiere atención y concentración plena!

El experimento aquí planteado no guarda ninguna relación con la inteligencia ni con la capacidad para prestar atención (en torno al 50% de las personas que lo ven no detectan la aparición sorpresa).

La ceguera por inatención es un mecanismo a través del cual nuestro cerebro nos puede engañar. Al estar ocupado en algo que requiere mucha atención, dispone de menos atención para dedicarse a otras tareas. También la memoria es menos precisa, perfecta y permanente de lo que realmente creemos que es. Puede almacenar parte de la información más relevante de un suceso, pero rellena el resto. Todo esto tiene importantes implicaciones, como por ejemplo, en los testimonios de los procesos judiciales.

Por lo que se refiere al ámbito educativo, cabe decir que los docentes conocemos la importante relación existente entre la memoria, la atención y la percepción. De hecho, la memoria está asociada al aprendizaje real.

 
Para saber más:

CHABRIS CRISTOPHER, SIMONS DANIEL, El gorila invisible, RBA, 2011.